Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Estadio

Masacre Monumental

Masacre Monumental Masacre Monumental

El popular dio una lección de contundencia y efectividad, entregando un desbordante espectáculo en la Ruca, donde el cacique Jaime Valdés con su “Danza del gol”, dio el broche de oro para un categórico 3-0, ante una Universidad Católica que jamás pudo hacer su juego.

Por


Periodista, músico, documentalista, docente y community manager, realizador de la saga "Ejemplo de Valor", representante de Colo-Colo en el programa Show de Goles.

Este partido para los albos tenía un significado especial, ya eran siete encuentros sin conocer triunfos ante los cruzados en el Estadio Monumental, por ello, quizás mantener el liderato del torneo era una anécdota más comparado con las ansias de obtener un triunfo que claramente sería una señal demoledora a las miles de críticas de muchos sectores durante la semana, y de paso, terminar con dicha mala racha y posicionar a un súper Colo-Colo como ultra líder exclusivo.

Como mencione en las dos columnas anteriores, desde que José Luis Sierra (hoy Coto Fiesta) hiciera un cambio táctico y posicionara a Zaldivia acompañando a Barroso en la última línea, Baeza en la contención con Pavez y Jaime Valdés en la creación, este equipo solo ha sabido de avances.

Ante Melgar por Copa Libertadores y San Luis por el torneo local, el popular mostró equilibrio en lo táctico pero solo quedaba mejorar el finiquito, lo que ante Universidad Católica llegó de gran forma.

Si pudiéramos definir lo que fue el primer tiempo ante la UC solo se puede decir “Perfección y Jerarquía”, Colo-Colo mostró todo su oficio en este tipo de partidos, esperando al rival y sencillamente aniquilándolo en la salida, aprovechando los enormes espacios defensivos entregados por los cruzados. En el segundo tiempo la tarea fue más sencilla, manejar el resultado y sacar a relucir que el popular tiene la mejor defensa en la historia de los torneos locales.

Si bien todo el equipo tuvo una tarde esplendida, es imposible no sacar a luz lo realizado por Jaime Valdés, un jugador distinto, dotado de una categoría esplendida, ambidiestro y con una visión periférica del campo de juego notable, sin dudas, un enorme aporte al torneo local, Colo-Colo, y por qué no decirlo, quizás Pizzi nos sorprenda con una nominación del crack a la selección Chilena.

Si bien este partido permitió sacar importantes puntos de ventaja a los escoltas en la tabla de posiciones, ahora se viene un duelo importantísimo por Copa Libertadores, nada más y nada menos, que con el puntero del torneo Brasileño Atlético Mineiro, “Choque de punteros” uno de esos partidos que se llaman de 6 puntos, un triunfo dejaría al popular absolutamente en carrera para clasificar en dicho torneo Internacional.

Y para finalizar, decirle a Nicolás Castillo, que los insultos a los equipos rivales y a sus hinchas, no ganan torneos, menos partidos. El respeto se lo gana un jugador en la cancha respetando a sus compañeros de profesión y hablando con goles, estoy seguro que desde palco dicho jugador, vio como Villar, Fierro, Zaldivia, Barroso, Beausejour, Baeza, Pavez, Valdés, Delgado, Paredes y Tonso, le enseñaban como triunfar sin polémicas, insultos ni cosas por el estilo. Castillo, viste en primera fila como un hincha más, una clase de fútbol, grandeza y contundencia deportiva. Bien por ti.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día