Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Mejora el mundo cambiando lo que comes

Mejora el mundo cambiando lo que comes Mejora el mundo cambiando lo que comes

El mundo vive una crisis medioambiental, económica y social, producto del mal uso y de la desigual distribución de recursos naturales, alimenticios y de bienes en general. La forma actual de producción industrial de alimentos no es sostenible. El cambio climático hoy es la consecuencia más visible de esta crisis, la cual hoy llama la atención de la élite, pero que ha aquejado a millones de personas en el planeta, pagando primero los costos -por supuesto- los más pobres.

Por


Ingeniera Agrónomo PUC, Cofundadora y administradora de Huellas Verdes.

Convenciones de líderes mundiales, políticas globales y locales, y hasta una encíclica papal están abordando el tema. Bienvenidas todas estas acciones. Pero no sólo requerimos de estos importantes y urgentes cambios estructurales, sino también de nuevos hábitos personales y comunitarios que hagan (más) sustentable nuestra existencia. Uno de ellos es el relacionado a nuestro consumo de alimentos.

Comer un tomate en pleno invierno no es fácil. Por lo general, para llegar a nuestro hogar debe recorrer aproximadamente 2.000 kilómetros desde Arica. Pero como vivimos en una cultura de la inmediatez y la satisfacción individual, solo nos importa comer lo que queremos cuando queremos. ¿Y si, en vez de eso, priorizamos alimentarnos de lo que nos da la tierra en la estación correspondiente? ¿Y si como comunidad compartimos los riesgos del cultivo en pos de una alimentación más sana y sostenible?

Hoy algunas organizaciones están cambiando la lógica individualista y voraz de consumo alimenticio. Una de ellas es la organización de comercialización de verduras y frutas orgánicas Huellas Verdes, que agrupa a cerca de 180 familias que buscan contribuir con un modelo económico comunitario y sostenible.

¿En qué consiste Huellas Verdes? En un modo de hacer agricultura o modo de producir alimentos frescos acorde a las necesidades de su comunidad, la cual no solo aporta con recursos económicos sino también con trabajo, cultivando, cosechando y apoyando la repartición de los productos.

El modelo se conoce formalmente como “agricultura apoyada por la comunidad” o, en inglés, “community suported agriculture” (CSA). Hay un grupo de profesionales y especialistas a cargo del proceso y de la administración de la granja -quienes son los que comenzaron el proyecto-, y el resto de los “huellinos” -como se nombra a los miembros de la comunidad- colaboramos con labores de campo y en la entrega de los vegetales.

Con solo cuatro turnos en el año, contribuimos en nuestro propio sistema de consumo sustentable y aportamos una semilla en cambiar nuestro modelo económico cotidiano. Ni hablar de la recompensa más tangible: sabrosos, aromáticos y sanos vegetales ecológicos que te hacen sentir la diferencia ante lo que compras en un supermercado.

Reconocemos que el impacto neto no es muy significativo, pero pretendemos sembrar un cambio cultural que nos permita avanzar a nuevas relaciones comunitarias y económicas, para que, junto con políticas públicas que apunten a esta dirección, podamos hacer más habitable y humana nuestra sociedad.

Por Claudia Cossio, Santiago Rojas, Joaquín Walker, miembros de Huellas Verdes.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día