Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Movimientos sociales y desarrollo territorial

Movimientos sociales y desarrollo territorial Movimientos sociales y desarrollo territorial

La acción colectiva es un tipo de bien público del cual algunas organizaciones con menor capacidad de convocatoria pueden tomar ventaja. Este tipo de organizaciones pueden actuar considerando la estructura del movimiento y sus relaciones, de manera de lograr sus objetivos, ya sea a través de la aparición en medios, la participación social de otros actores y las acciones públicas que instauran estos temas en la agenda política.

Por


Ingeniero Comercial y Magíster en Ciencia Regional

Desde la década del ‘50 el porcentaje de población rural en América Latina ha pasado de casi un 60% a menos de un 20%. En los últimos 20 años estas áreas se han ido despoblando, fenómeno que se explica fundamentalmente por el explosivo proceso de urbanización de la región, que fue el doble de rápido a lo sucedido en Estados Unidos y en Europa.

El despoblamiento de estas áreas repercute directamente en la fuerza con que las demandas sociales de este grupo de la población son escuchadas. Es prácticamente un hecho que las regiones o territorios más rezagados ven relegadas sus petitorios a última plana en la agenda política.

La cohesión social, entendida como el grado de asociación entre organizaciones sociales, es clave para un desarrollo inclusivo. Un ejemplo claro de ello fue la ola de protestas ocurridas en Chile durante el año 2011. El 28 abril estudiantes universitarios y secundarios convocan la primera marcha del año. El 9 de mayo, más de 30 mil personas salen a la calle en Santiago para manifestarse en contra de la aprobación de Hidroaysén y el jueves 12 de mayo del mismo año, se realiza el primer paro nacional por la educación en el que participan estudiantes secundarios, universitarios, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (Anef) y del Colegio de Profesores, entre otros gremios. A la misma hora en ciudades de todo el país marchan pidiendo fin al lucro.

El movimiento estudiantil, reconocido como uno de los movimientos sociales más importantes desde el retorno a la democracia, integró a una serie de otras organizaciones e incentivó la participación de otros movimientos por la preservación de recursos naturales, problemas medioambientales, y específicos de cada territorio. Algunos ejemplos fueron Calama, Tocopilla, Freirina y Aysén, y más recientemente el caso de los pescadores en Chiloé.

La acción colectiva es un tipo de bien público del cual algunas organizaciones con menor capacidad de convocatoria pueden tomar ventaja. Este tipo de organizaciones pueden actuar considerando la estructura del movimiento y sus relaciones, de manera de lograr sus objetivos, ya sea a través de la aparición en medios, la participación social de otros actores y las acciones públicas que instauran estos temas en la agenda política.

A partir de los movimientos del 2011 hemos sido testigo de hechos inéditos, a la fecha más de 800 colegios subvencionados pasaron al sistema gratuito en todo el territorio nacional. Durante la cuenta pública del año 2012 distintos parlamentarios levantaron pancartas en apoyo a los habitantes de Freirina. En mayo de este año, cerca de 500 personas se congregaron en el centro de Santiago para manifestarse en apoyo a los pescadores artesanales de Chiloé.

Los movimientos sociales constituyen oportunidades para organizaciones sociales representando a grupos con menor capacidad de convocatoria, independientemente de la temática central del movimiento. En la actualidad, dichos movimientos sociales poseen una mayor diversidad temática y de organizaciones participantes, representando distintos tipos de necesidades.

La cohesión entre organizaciones sociales en el territorio debe ser un eje en la elaboración de políticas inclusivas social y espacialmente. El apoyo de otros grupos sociales a demandas específicas del territorio, y la acción colectiva, permiten influenciar en una agenda política inclusiva. Un mayor grado de integración hace posible posicionar sus demandas en la agenda política gracias a la empatía de estos temas con otros grupos sociales. En este contexto, el actor clave histórico son las organizaciones de los trabajadores, cuyas organizaciones poseen la capacidad de conectar muchas otras, debido a que sus temas son pertinentes a una amplia gama de grupos.

Finalmente, es claro que el clima social revela una demanda generalizada por cambios estructurales, y un mayor grado de cohesión social es necesario para que esos cambios consideren la diversidad de grupos que componen nuestra sociedad

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día