Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

New Order: una clase magistral de electropop

New Order: una clase magistral de electropop New Order: una clase magistral de electropop

Fueron casi dos horas de vibrantes emociones en un lugar íntimo, por eso la diferencia con sus anteriores conciertos, ambos en el Movistar Arena.

Bárbara Alcántara

Por


Periodista especializada en música. Instagram: chicarollinga

La tercera es la vencida, anoche quedó demostrado con la cátedra musical dictada por la agrupación líder del pop electrónico: New Order. En su tercera presentación en Santiago, dentro del marco de la gira promocional de su décimo disco “Music Complete” (2015), y con la nueva formación completamente afiatada; la banda liderada por Bernard Sumner, estremeció a una audiencia que desbordó el Teatro Caupolicán de treintones y cuarentones sedientos del nostálgico electropop de los ex Joy Division.

Si bien, “Music Complete” tuvo protagonismo en el setlist, el ahora quinteto hizo un recorrido por sus grandes éxitos, además de regalonear al público con dos joyitas de la agrupación que los vio nacer junto al icónico Ian Curtis. Todo aderezado con coloridas y estimulantes visuales, proyectadas en cinco pantallas, que incluyeron imágenes vintage, video clips —en el caso de “Crystal” y “Restless”— y bellas realizaciones cinematográficas hechas especialmente para la ocasión.

image2

Del mismo modo, la escenografía estaba compuesta por la clásica bola de espejos que suele caracterizar a las pistas de baile, cuyos destellos de luz se reflejaban en las pantallas y entregaban un toque de magia al espectáculo en general. Los grandes momentos empezaron temprano, la segunda canción del listado fue “Ceremony”, instante sublime en que los devotos presentes sintieron su cuerpo erizado por aquella gutural melodía que marcó la transición de Joy Division a New Order. La envolvente “Tutti Frutti” selló otro peak de la jornada donde Sumner bailó libremente por aquel escenario que, además da vida a los dos nuevos integrantes de la agrupación: Tom Chapman, encargado de replicar los acordes del emblemático bajista Peter Hook; y quien se roba la película sólo por el goce y la alegría que transmite de estar ahí, el guitarrista Phil Cunningham.

New Order

Posteriormente llegaron los clásicos insoslayables como “Bizarre love triangle”, “The perfect kiss”, “True faith” y el frenesí aterrizó en el Caupolicán con “Blue monday” además de la delirante y nostálgica “Temptation”. Un conmovedor homenaje a Ian Curtis y Joy Division con “Decades” y “Love will tear us apart” antecedieron el final que llegó con la esperanzadora “Superheated” perteneciente a su último disco.

Fueron casi dos horas de vibrantes emociones en un lugar íntimo, por eso la diferencia con sus anteriores conciertos —ambos en el Movistar Arena—. Anoche había una familiaridad y emotividad especial. New Order demostró, ante una fiel audiencia, por qué se les atribuye ser una de las agrupaciones más influyentes de los ochentas y, por otro lado, dejaron en evidencia el poder de reinvención que tienen a su alcance para mantener su vigencia y calidad sonora. Un lujo de concierto.

Fotos: Carlos Müller

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día