Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Nueva Política Nacional Docente: Un gran paso para la mejora escolar

Nueva Política Nacional Docente: Un gran paso para la mejora escolar Nueva Política Nacional Docente: Un gran paso para la mejora escolar

El proyecto de nueva Política Nacional Docente es un importante paso de la Reforma Educacional, que ofrece y promueve una trayectoria de desarrollo profesional permanente para todos los profesores del sistema educativo. Así, se releva la importancia de los docentes y el impacto que tienen las condiciones de formación, certificación, acceso y desarrollo a la profesión, en la calidad de las oportunidades de aprendizaje que somos capaces de asegurar para todos nuestros estudiantes.

La calidad de los aprendizajes se juega en la enseñanza, en la profundidad y complejidad de las interacciones que se promueven en la sala de clases, en la comprensión de los enfoques curriculares, en el conocimiento de las didácticas propias de cada disciplina y en la capacidad de contextualizar esto y hacerlo relevante para los estudiantes que cada profesor y profesora tiene en su sala de clases. En este contexto, es importante considerar que la enseñanza y el aprendizaje no suceden como hechos aislados, sino que se relacionan directamente con el contexto de la escuela, con la cultura institucional, y también con las condiciones laborales y subjetivas que somos capaces de proveer.

En Chile diversos estudios (Bellei et al 2004, Bellei, Valenzuela y Vanni 2014 entre otros) sobre las escuelas efectivas en el cumplimiento de sus objetivos, han identificado algunas características que inciden en aquellos establecimientos que son capaces de sostener trayectorias de mejoramiento.

Destacan entre ellas la orientación hacia el aprendizaje que los directivos logran imprimir en sus escuelas y equipos, así como el propiciar aprendizajes significativos a través de promover el conocimiento como saber que se demuestra en desempeños. También se releva la alta estructuración de las experiencias de aprendizaje y un trabajo pedagógico diversificado e inclusivo donde no existe el “alumno promedio”; junto con una constante retroalimentación a los estudiantes, un uso intensivo del tiempo lectivo y un clima de aula propicio para el desarrollo integral de todos los alumnos. Estos hallazgos vuelven a ratificarse en los análisis de factores asociados de los resultados SIMCE que estamos desarrollando como Agencia.

Siendo esta la evidencia, y en un contexto de reforma del sistema educacional, es central que los sostenedores y directivos escolares sitúen la enseñanza y el aprendizaje en el escenario de escuelas y liceos donde existen estructuras, rutinas, tiempos y materiales, que estimulan y fortalecen constantemente este tipo de prácticas docentes.

La nueva Política Nacional Docente, así como la Ley de Inclusión, son condiciones sin dudas necesarias e imprescindibles pero no suficientes para que como país avancemos en calidad para todos y todas. Requerimos además de un esfuerzo sostenido tanto en el nivel de las políticas públicas, los sostenedores, las escuelas, las familias y apoderados. Avanzamos cuando cada actor entiende su rol como central, aporta con acciones cotidianas y colabora con su comunidad educativa para avanzar en calidad y equidad, lo cual es tarea de todas y todos.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día