Pasos hacia una ética de la interdependencia

Cuidando a los otros nos cuidamos a nosotros mismos, y cuidándonos cuidamos a los demás. Desde esta perspectiva atacar al otro o defender “mi territorio” se vuelve algo sin mucho sentido. A mediano o largo plazo discriminar termina pasando la cuenta, atacar a otro es inevitablemente atacarse a uno mismo.