Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Pérez Mackenna y el robo de las AFP´s

Pérez Mackenna y el robo de las AFP´s Pérez Mackenna y el robo de las AFP´s

Resulta más importante que nunca comenzar a avanzar en la democratización del sistema previsional, es inconmensurable la diferencia entre las pensiones de los militares en retiro donde vergonzosamente podíamos observar que un violador de los Derechos Humanos como Marcelo Moren Brito retiraba mensualmente más de un millón de pesos, obviamente financiado por todos los chilenos.

Por


Mujeres dispuestas a cambiar Chile para avanzar en nuestros derechos.

Tania Sáez – Ex- Presidenta Asociación de Funcionarios Ministerio del Deporte

Javiera Valdivia – Consejera Nacional CONSTRAMET y Secretaria del Sindicato Nacional SIME

Camila Beltran– Miembro DEJOCUT Centro Norte

La semana recién pasada desde tierras norteamericanas, donde se ideó el Chile actual, Rodrigo Pérez Mackenna, Presidente de las Administradoras de Fondos de Pensiones de Chile (AFP), utiliza la vitrina para plantear las maravillas del sistema de capitalización individual vigente en nuestro país, sentenciando que las mujeres chilenas son privilegiadas por tener que trabajar hasta los 60 años de edad, lo que el ex ministro de Piñera calificó como un “acto de galantería”, como un favor que se le hace a las mujeres por parte de la sociedad Chilena.

Al parecer desconoce que no llegan a ser ni 20 los países que han optado por el camino de la capitalización individual como sistema previsional. Si se tratara de elección, cabe mencionar que en Chile las AFP fueron impuestas posterior a la reforma previsional de 1981 donde se otorgó la exclusividad del sistema previsional a las administradoras con la única salvedad de las cajas previsionales de las Fuerzas Armadas y de Orden. Estas cajas previsionales requieren para la jubilación de sus funcionarios haberse mantenido en servicio activo por 20 años consecutivamente, lo que a la vida de un militar significa jubilarse alrededor de los 53 años promedio, retirando mensualmente alrededor de 600 mil pesos en la mayoría de los casos, mientras que en el caso de los civiles el 90% (promedio hombres y mujeres) retira igual o menos de 147 mil pesos (Fundación Sol, 2014), lo cual está muy por debajo de un sueldo mínimo que ya es insuficiente para costear una vida en condiciones básicas de dignidad.

Al igual que Chile, existen tan solo nueves países con un sistema similar, entre ellos: Israel, República Dominicana, Malawi, Kosovo, Nigeria y Australia. Aun así para el caso australiano, el cual el Presidente de las AFP usa de ejemplo, existe una pensión básica de mil dólares, lo que sería superior a 600 mil pesos chilenos.

La intención tras la opinión de Pérez Mackenna era evidenciar un potencial desfinanciamiento del sistema previsional chileno, estableciendo la necesidad de prolongar la vida económicamente activa de las mujeres chilenas para poder costear el sistema de capitalización individual. Al parecer tampoco recuerda que las utilidades de las Administradoras de Fondos de Pensiones fueron de más del 70% entre enero y septiembre de 2015. Sin mencionar las condiciones de inequidad sistémicas en las que las mujeres nos vemos vulneradas día a día, teniendo sueldos más bajos a pesar de tener el mismo trabajo de un hombre, o los planes de salud 3 veces más caros por ser potenciales madres.

Como resultado de lo anterior resulta más importante que nunca comenzar a avanzar en la democratización del sistema previsional, es inconmensurable la diferencia entre las pensiones de los militares en retiro donde vergonzosamente podíamos observar que un violador de los Derechos Humanos como Marcelo Moren Brito retiraba mensualmente más de un millón de pesos, obviamente financiado por todos los chilenos.

Nuestro país debe poner fin de una vez por todas a las AFP´s, y avanzar a un sistema de reparto solidario que asegure las condiciones de dignidad básicas que merece todo ser humano que ha tenido una vida de esfuerzo y de trabajo. Para ello es crucial una nueva Constitución que consagre este derecho. No permitiremos más abusos, no aceptaremos que la inequidad abismante que caracteriza a nuestra sociedad a nivel mundial siga creciendo. Tenemos la convicción que de manera constructiva y aportando desde nuestros sindicatos y organizaciones seremos capaces de construir un Chile más justo. Darle fin a las AFP es desterrar de una buena vez y para siempre el legado dictatorial, el cual nos ha encadenado hasta el último de nuestros días a estar sometidos a un sistema previsional que se enriquece a costas de nuestro trabajo.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día