Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

¿Por qué Chile necesita un Fondo de apoyo al Diálogo?

¿Por qué Chile necesita un Fondo de apoyo al Diálogo? ¿Por qué Chile necesita un Fondo de apoyo al Diálogo?

"Lo que se busca es dar vida a una herramienta útil y confiable tanto para las empresas como para el Estado y sobre todo para las comunidades y que abra la puerta hacia un dialogo más abierto y democrático".

María Eliana Arntz

Por


Directora Ejecutiva de Fundación Casa de la Paz. Geógrafa de la Universidad Católica de Chile, ha realizado estudios en sociología y planificación social. Ha cumplido labores en la Conama, la División de Organizaciones Sociales del Ministerio Secretaría General de Gobierno y el PNUD. Además fue Subsecretaria General de Gobierno y Subsecretaria de Cultura en el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

La generación actual ya no tiene permiso para hipotecar nuestra calidad ambiental. Los graves fenómenos que afectan al planeta demuestran que la humanidad está en riesgo. Los efectos del cambio climático nos obligan entonces a tener un rigor nunca antes visto frente al cuidado del medio ambiente pues, hoy estamos pagando las malas decisiones de las generaciones anteriores. Este compromiso por lo tanto no es eludible.

Insistir en que desarrollo y protección ambiental son incompatibles es una discusión anacrónica. Debemos asegurar el mejoramiento de nuestra calidad vida haciendo llegar los beneficios a los más desprotegidos; y también resguardar los ecosistemas y no afectar la salud de la población. Esta tensión se manifiesta con mayor intensidad al decidir si se desarrolla un proyecto de inversión de alcance significativo. Para avanzar más rápido no hay mejor herramienta que el diálogo, es decir, el esfuerzo por escuchar al otro y lograr acuerdos frente a decisiones complejas y que poseen márgenes cada vez más estrechos para definirse.

Chile al igual que Latinoamérica enfrenta particularidades distintas a los países desarrollados y que tienen que ver con la desconfianza y la desigualdad. Un diálogo efectivo debe hacerse cargo de estas características y en ese plano surge la necesidad de construir estructuras que permitan independizar el financiamiento del diálogo de los titulares de proyectos, pues su intromisión genera desconfianza. Igualmente, las comunidades requieren herramientas de apoyo para erigirse como buenas contrapartes. Hay que romper las asimetrías de poder e información que hoy marcan al diálogo, hablamos de la brecha entre los recursos de los que dispone una empresa o el Estado, frente a los que maneja una comunidad al enfrentar un proyecto.

Es así como en distintos espacios ha estado en discusión la necesidad de contar con un Fondo que enfrente y financie estos temas. Desde allí surge nuestra participación como responsables del diseño de un Fondo Permanente de Apoyo al Diálogo como parte del Proyecto de Institucionalidad de Diálogo Territorial (IDT), liderado por la Alianza Valor Minero.

Los dilemas prácticos que enfrenta la construcción de esta nueva institucionalidad no son pocos. El primero se vincula con la pertinencia de los aportantes públicos o privados; asimismo se debe cumplir con requisitos de gestión en transparencia, eficiencia e independencia de las coyunturas políticas. Todo ello obliga a establecer un sistema de gobernanza liviano, que represente a todos los intereses. En suma lo que se busca es dar vida a una herramienta útil y confiable tanto para las empresas como para el Estado y sobre todo para las comunidades y que abra la puerta hacia un dialogo más abierto y democrático, por el desarrollo sustentable de nuestro país.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día