Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

¿Por qué la “U” de Lasarte no prende en el Apertura?

¿Por qué la “U” de Lasarte no prende en el Apertura? ¿Por qué la “U” de Lasarte no prende en el Apertura?

El segundo partido de los Azules en el Apertura volvió a mostrar lo peor y lo mejor del equipo: una defensa que retrocede tarde, coberturas mal hechas y un ataque decisivo y que marca diferencias.

Por


Francisco Villalobos Restovic´ es periodista chileno, con estudios en Argentina y actualmente radicado en aquel país. Trabaja en ESPN y se desempeña como profesor asistente en la cátedra de Periodismo Deportivo de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Palermo.

Es cierto. Recién es el segundo juego del Romántico Viajero en su nuevo camino hacia una corona local de la mano de Lasarte. El conjunto laico adeuda el duelo ante O’Higgins, que se recuperará este miércoles, con lo que podría encaramarse en la tabla y acercarse al archirrival. Pero a diferencia de otros torneos, en los que en la tercera fecha no hay lugar para las conclusiones apresuradas, en éste no se puede decir lo mismo.

La U, como la mayoría de los equipos de primera, tuvo tiempo y rodaje gracias a la Copa Chile. En aquel campeonato, al igual que en sus dos partidos del presente torneo, los Azules mostraron serios yerros en la zona defensiva, contundencia a la hora de atacar y actuaciones que, en general, podrían ser catalogadas de volátiles.

El primer tiempo ante San Luis, un equipo atrevido y bien entrenado, nos hizo recordar los grandes bochornos del semestre pasado, tanto a nivel internacional como doméstico. La defensa concedió espacios para la contra que ante un cuadro de mayor jerarquía individual pueden costar el partido. Por el contrario, los pasajes desplegados durante la segunda etapa trajeron a la mente la gran campaña con la que el Bulla se coronó en el Apertura 2014, cuando el uruguayo llevaba menos de seis meses a cargo.

Eso sí, hay que admitir que la variante táctica empleada por Lasarte ayer, cuando decidió por el ingreso de Rodríguez como lateral derecho con el objetivo de soltar a Corujo en el medio campo (siempre por la diestra), le entregó al equipo un matiz distinto que no se había visto en los duelos anteriores.

Y no es algo nuevo, pues el DT ya había sorprendido con la inclusión del charrúa en el medio campo, desligándolo en cierta medida de la labor defensiva y otorgándole mayor libertad y contacto con la pelota. Pero con el Mati como guardaespaldas, y la opción de hacer el tándem en ataque, la zona derecha de la U, sin dudas, consigue una potencia mayor.

Por último, es importante destacar el nivel de algunos jugadores, como Renato González y  Ubilla. El Conejo no ha desentonado nunca, independiente del técnico de turno. Ahora, pareciera que llegó el momento de que dé el salto cualitativo, lo que lograría puliendo el juego aéreo y la definición.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día