Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Por una agenda política territorial del Frente Amplio

Por una agenda política territorial del Frente Amplio Por una agenda política territorial del Frente Amplio

"La inclinación del proyecto no se juega simplemente desde una constitución de polos que se presentan casi exclusivamente como marca electoral (votante de derecha – centro- izquierda) sino como proyecto conjunto que logre generar fuerza social".

Tamara Ortega – Néstor Sepúlveda

Por


Equipo Territorial Nueva Democracia Comisión Territorial Nacional Frente Amplio

El “Encuentro Territorial” del Frente Amplio reviste una importancia única para el inicio de un proceso de democratización del nuevo conglomerado que impulsamos hace casi un año. Es el primer gran hito representativo de las bases que aportan en la construcción de este proyecto.

Desde el inicio, nuestra organización ha impulsado este ideal, asumiendo que lo que necesita el país no es sólo una alianza electoral –aunque por cierto que es necesario-, sino sobre todo, lo que para nosotros es el andamiaje de cualquier proyecto de transformación. La llamada territorialización del Frente Amplio es uno de nuestros ejes de acción política. Es por eso que el objetivo central es articular una agenda política de construcción territorial en una coordinación de carácter nacional, para dar paso a un proyecto de largo plazo que tenga en su centro la disputa social y popular como el fundamento de sus esfuerzos.

Es claro que hemos tenido dificultades para establecer una política de alianzas sólida para enfrentar de manera conjunta los distintos avatares que se nos presentan en este camino de construcción, pero tenemos la claridad suficiente para saber que la unidad del Frente Amplio no se dará a nivel electoral, ni tampoco a nivel ideológico, sino más bien en nuestra capacidad de tener objetivos políticos comunes que estén orientados fundamentalmente en nuestro enraizamiento en las luchas sociales que ha levantado nuestro pueblo desde sus diversas expresiones.

Es innegable que en este período ha primado en el Frente Amplio una dinámica electoral por sobre la construcción de un proyecto político estratégico, no obstante, como Nueva Democracia continuamos apostando por lograr dicho objetivo y que logre constituirse en un fenómeno político social en el país, que logre romper con la lógica duopólica de la transición.

En este sentido, el Frente Amplio tiene hoy dos grandes posibilidades en su porvenir; se convierte en un aparato de contención del malestar social expresado en el ciclo de movilizaciones de los últimos años, traduciéndose, por lo tanto, en una restauración liberal de la política en Chile; o bien, se convierte en un canalizador de ese malestar en una vía de transformación social que permita avanzar en el desmontaje del modelo neoliberal chileno.

Pero la inclinación del proyecto no se juega simplemente desde una constitución de polos que se presentan casi exclusivamente como marca electoral (votante de derecha – centro- izquierda) sino como proyecto conjunto que logre generar fuerza social, crecer en los territorios, disputar los espacios sectoriales; en definitiva, necesitamos componer fuerzas sociales articuladas junto a esas fuerzas parlamentarias, propiciando así impulsar un programa de trabajo que permita disputar las condiciones materiales del sentido común.

Entendemos este primer esfuerzo como un pequeño paso en esa dirección, porque son los territorios los que hoy en día están planteando la posibilidad de una agenda común, que proyecte un Frente Amplio democrático, participativo y que le entregue un horizonte de transformación social a nuestro país.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día