Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

País

Por una Educación no Sexista en las escuelas y liceos de Chile

Por una Educación no Sexista en las escuelas y liceos de Chile Por una Educación no Sexista en las escuelas y liceos de Chile

Los colegios sólo de hombres y sólo de mujeres nacieron en un contexto completamente distinto, donde a una persona, por el sólo hecho de nacer con un determinado cromosoma (X ó Y), se le asignaba un tipo de educación y se ponían sobre él o ella ciertas expectativas.

Por


Somos un movimiento político que busca construir una democracia participativa en Chile, nacimos de las movilizaciones del 2011 y venimos para aportar a construir un Chile solidario e inclusivo para tod@s.

Uno de los elementos más relevantes de la actual reforma educacional es la intención de terminar con toda forma de selección en la educación básica y media, lo que incluye la selección basada en variables socioeconómicas, étnicas, religiosas, entre muchas otras posibles. Sin duda, de ser fructífera, esta medida representaría un gran avance en la democratización de nuestro sistema educativo, ya que ayudaría a mejorar los altos niveles de segregación de los que hoy nos avergonzamos. Sin embargo, existe un tema pendiente que representa un escollo para la construcción de un sistema educativo verdaderamente inclusivo e integrado: la existencia de colegios sólo para hombres y para mujeres. Si realmente la ley busca avanzar hacia la completa inclusión, ¿cómo se entiende que sigan existiendo colegios que discriminan por sexo?

Los colegios sólo de hombres y sólo de mujeres nacieron en un contexto completamente distinto, donde a una persona, por el sólo hecho de nacer con un determinado cromosoma (X ó Y), se le asignaba un tipo de educación y se ponían sobre él o ella ciertas expectativas. En Chile, el Instituto Nacional, por ejemplo, se crea en 1813 con el objetivo de “dar a la patria ciudadanos que la defiendan, la dirijan, la hagan florecer, y le den honor”. Por supuesto, en aquella época,  los ciudadanos encargados de dirigir el país eran sólo hombres. El Liceo de Niñas Nº1, llamado en ese entonces “Instituto de Señoritas de Santiago” se crea recién en 1895 con el fin de “formar futuras madres de familia”. Y eso que no estamos hablando de educación religiosa. Los estereotipos de género también están en la base de nuestra mentada educación pública y republicana.

Es indudable que una gran parte de  esta visión estereotipada de los roles entre hombres y mujeres ha cambiado. El Liceo 1 ya no habla de formar futuras madres de familia, sino que busca  “formar mujeres íntegras, capaces de ingresar a la educación superior enfrentando una sociedad en constante cambio”. Pero existen otros estereotipos de género que siguen vigentes en la educación; y aunque en la actualidad sería inadmisible manifestar abiertamente que las jóvenes no están consideradas para  seguir  estudios superiores por su misión de ser madres, hay otras manifestaciones  que desde lo subliminal insisten en reforzar las conductas de “señoritas”, negándoles espacios deportivos o inculcando una falsa noción de que ellas no son buenas para las matemáticas.

Un reciente informe del Centro de Investigación Avanzada en Educación de la Universidad de Chile muestra que las expectativas sobre el rendimiento futuro de los y las estudiantes difieren dependiendo del género. El estudio, aplicado a estudiantes de Pedagogía, evidenció que los futuros docentes consideran que los hombres tendrían mejor desempeño en Matemáticas que las mujeres, situación que no ocurría en la asignatura de Lenguaje. Asimismo, un estudio del año 2009 realizado por MIDE UC, por encargo del SERNAM, que tenía por objetivo examinar las interacciones entre profesores y profesoras con sus estudiantes desde una perspectiva de género, a partir del análisis de lo que ocurría en clases; indica que los profesores en sus interacciones y su discurso con los estudiantes contribuyen a mantener los estereotipos de género, dificultando el aprendizaje de las mujeres.

¿Cómo avanzamos hacia la igualdad y la no segregación?

Al ratificar la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, Chile se comprometió a “la eliminación de todo concepto estereotipado de los papeles masculino y femenino en todos los niveles y en todas las formas de enseñanza, mediante el estímulo de la educación mixta y de otros tipos de educación que contribuyan a lograr este objetivo y, en particular, mediante la modificación de los libros y programas escolares y la adaptación de los métodos en enseñanza”.

En la práctica tenemos dos maneras de hacerlo: promoviendo una educación mixta (no segregada) e igualitaria (no sexista). El primer punto, esperamos que quede resuelto en la discusión que actualmente se desarrolla en el Congreso, donde a pesar que en el proyecto original enviado por el ejecutivo no estaba este tema de manera explícita, se está discutiendo precisamente respecto de la prohibición de seleccionar bajo cualquier parámetro, lo que sin duda debe incluir la discriminación por sexo. No es posible que en pleno siglo XXI sigan existiendo escuelas públicas que separen a sus alumnos según su sexo biológico. En este sentido ¿qué pasa con los alumnos transgénero? ¿por qué un joven no podría compartir el mismo colegio con su hermana? ¿cuáles son las justificaciones para que un apoderado se deba dividir en dos colegios sólo por el sexo de sus hijos? El mundo es un lugar habitado por más de un sexo, y la escuela, entendida como uno de los principales espacios de socialización de los jóvenes debe hacer frente a esa realidad.  En los tiempos que corren ya no caben justificaciones para que las mujeres no puedan asistir a establecimientos como el Instituto Nacional o el Liceo Lastarria del tipo “porque distraerían al alumnado” o “bajarían el rendimiento de los chicos”.

En este sentido, es de suma urgencia desarrollar políticas integradoras en las escuelas, donde el trabajo de “corresponsabilidad” que por ejemplo está llevando adelante el Sernam se vea reflejado en estos centros. ¿Cómo se aborda el embarazo adolescente en los liceos de hombres? ¿qué facilidades y apoyo institucional reciben los chicos que han sido padres? son también otras preguntas que debemos hacernos. Existe un gran número de temas que requieren un trabajo transversal entre alumnos y alumnas, y eso comienza con un trabajo serio de convivencia y corresponsabilidad, que es imposible en contextos segregados como son los liceos solo de hombres o solo de mujeres.

El segundo punto ha sido poco desarrollado hasta ahora y requiere de estrategias multisectoriales y transversales. Erradicar el sexismo de la educación demanda un esfuerzo mancomunado entre el gobierno, las instituciones formadoras de profesionales de la educación, las comunidades educativas de los colegios y la ciudadanía en general. Necesitamos generar políticas efectivas que visibilicen la discriminación por género en lo cotidiano de las aulas chilenas, que eduquen para no perpetuarla y que se trabaje activamente en su erradicación. Necesitamos profesores y directivos conscientes de que el sexismo es un problema, formados para elaborar estrategias pedagógicas libres de estereotipos y dispuestos a terminar con las desigualdades en la educación. Necesitamos un marco institucional fortalecido que vele efectivamente por la equidad de género.

Actualmente este ítem es una de las seis dimensiones no académicas evaluadas por la Agencia de la Calidad, pensemos cómo robustecerlo. Necesitamos textos escolares y un currículum nacional inclusivo que vele por la equidad, que rescate historias de mujeres en las diversas materias y que tenga una mirada crítica hacia la cultura patriarcal imperante. Y, por supuesto, necesitamos avanzar hacia colegios inclusivos en lo que a género se refiere.

Necesitamos que los niños, niñas y jóvenes aprendan a convivir y respetarse, a borrar las etiquetas que nos encasillan y nos limitan, a conocernos por lo que somos y no lo que otros dicen que debemos ser.

Dinka Acevedo – Frente de Género

Myriam Aravena –  Comisión de Educación

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día