Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Profes, los necesitamos de vuelta

Profes, los necesitamos de vuelta Profes, los necesitamos de vuelta

Es complicado meterse con los profes. Cada vez que se me ha ocurrido usar la palabra profesor en una columna, he recibido una lluvia de misiles de vuelta, diga lo que diga. Por eso, esta vez, aunque parezca que insisto en el punto, lo haré desde una posición muy distinta. Desde la humildad. Y con el único objetivo de rogarles. De rodillas, si es necesario. Me angustia pensar que el paro docente lleva casi dos meses. Que hay medio millón de niños que no van a clases hace más de 50 días.

Quiero usar como ejemplo a la Tere, la señora que viene dos veces a la semana a mi casa a cocinar y limpiar. La Tere se hace cargo de su nieta, cual madre y padre al mismo tiempo. La chica lleva dos meses sin ir a clases. Hay días, como hoy, en que la Tere trae a su nieta a mi casa y ella puede jugar durante todo el día con mis hijos, pues están en vacaciones de invierno. Pero resulta que no todas las personas para las que trabaja la Tere quieren que haya una niña durante todo el día en su casa. Y, más importante aún, la chica no quiere ir todos los días durante dos meses a casas que no son la suya, lo que además implica largos e incómodos trayectos en micro y metro, de ida y vuelta.

Entonces, esos días, que son muchos, la Tere tiene que pagarle $6.000 a una persona por cuidar a su nieta, además de darle desayuno, almuerzo y once. O sea, casi un tercio de lo que gana por trabajar cada día. Todo eso, sin siquiera considerar lo que la niña está dejando de aprender por no tener clases durante tanto tiempo.

La Tere se está empobreciendo más. Su nieta no está aprendiendo. ¿Y saben qué es lo único que se lo ocurre a la Tere? Cambiar a su nieta a un colegio particular subvencionado que, según calcula, le va a salir mucho más barato al mes que lo que ha tenido que gastar para que cuiden a la chica.

Eso que piensa la Tere es lo que, probablemente, están pensando miles de familias que hoy tienen a sus hijos en colegios municipales. “Solamente quiero señalar, que las cuatro semanas que ya van de paro docente ha significado, sólo en un recuento de 50 comunas de las 345 que tiene el país, que 1.590 niños que se han ido del colegio municipal al particular subvencionado”.

Esas palabras, que dijo la nueva ministra de educación hace tres semanas, muestra una situación dramática. El paro docente puede tener muy atendibles razones, no es el caso discutirlas en esta columna, pero con dos meses de colegios parados, con el detrimento económico e intelectual que esto está significando para las familias afectadas, cuando se logre llegar un acuerdo respecto de la Carrera Docente van a quedar muchos menos niños a los cuales enseñarles.

Profes, los necesitamos de vuelta. La Tere ya no aguanta más. Su nieta tampoco. Ustedes pelean por una causa que consideran justa. Es cierto. Pero ellas también tienen derechos y hoy ven como a nadie le importan. Por favor bajen el paro, busquen otras formas de combatir y vuelvan al colegio a enseñar. Se los pido con respeto, con cariño y con mucha humildad.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día