Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Deportes

¿Puede el fútbol chileno ser competitivo a nivel internacional en la era de las S.A?

¿Puede el fútbol chileno ser competitivo a nivel internacional en la era de las S.A? ¿Puede el fútbol chileno ser competitivo a nivel internacional en la era de las S.A?

"Las sociedades anónimas llegaron al futbol bajo la premisa que serían capaces de gestionar mejor lo que había. Hasta ahora, salvo algunas excepciones, no han sido más que cajas receptoras de las platas del CDF", plantea Héctor Correa en su columna.

Héctor Correa

Por


Ingeniero Civil Industrial PUC, master of Commerce USYD Australia. Actualmente trabajo en gestión inmobiliaria. Casado, 3 hijos e hincha de la Universidad Católica.

Como hincha de la Católica he vivido con pasión el bicampeonato y la hasta ahora promisoria campaña en la fase de grupos en la Copa Libertadores. Entusiasmado por los resultados, comencé con ese juego que todos los fanáticos hacemos: armar equipos ideales, traer refuerzos y retener a nuestras figuras para proyectar al equipo a nivel continental, además de lograr el ansiado tricampeonato.

Desde luego no llegué a armar una Católica con Messi en la cancha o Guardiola en el banco. Pero creí que con las ventas que se habían hecho, más la plata que se había generado producto de los buenos resultados deportivos, se podría aspirar a refuerzos de talla continental que me recordaran los 90′.

Al comenzar a revisar las publicaciones de las finanzas de Cruzados, me di cuenta que el tema no era así, y que pese a la posible eficiente gestión de la concesionaria , las utilidades eran muy pequeñas y el negocio parece no ser lo atractivo que prometía cuando se formaron las sociedades anónimas.

Conclusión, no hay plata para traer grandes refuerzos y mejor dejar de soñar con la Católica protagonista a nivel continental o mundial. Es más, si la lógica opera, eso no ocurrirá nunca.

En la historia del futbol chileno, los clubes no han logrado ser exitosos en el ámbito internacional y más allá de un par de experiencias positivas, los resultados vistos en el tiempo siempre han sido relativamente malos.

Explicaciones para el mal rendimiento de los clubes chilenos abundan en el medio, pero el diagnóstico más compartido dice que tiene que ver con el bajo nivel de nuestro torneo local. Si lo anterior es correcto, queda poco margen de acción. Esto porque incluso un club como la Católica, con buen poder de convocatoria, ordenado, con divisiones inferiores potentes y que habitualmente pelea los campeonatos, no parece dar con número azules con facilidad.

En otras palabras, en una estructura de sociedades anónimas si el negocio es malo, difícilmente se invertirá en los clubes y por lo tanto nunca seremos competitivos a nivel continental.

Algo desilusionado y sin querer resignarme decidí hacer un análisis distinto. Lo primero que pensé fue en los clubes con éxito en Europa, en aquellos que están siempre peleando la Champions League. Al revisarlos, no encuentro una correlación clara entre el nivel de las ligas y su capacidad de éxito en Europa.

La Premier League, la liga más competitiva del mundo, tiene problemas para meter a sus elencos estrellas en semifinales de la Champions. Por otra parte, en la Bundesliga o en la Liga Italiana, la falta de competencia hace que Bayern Munich y Juventus las ganen desde hace varios años con facilidad y curiosamente ambos cuadros son candidatos casi seguros a pelear hasta última instancia en la Champions.

El campeonato español parece estar cerrado para máximo 3 equipos, lo que lo hace poco competitivo, pero los mismos 3 equipos tienen amplias chances a nivel continental. Lo paradojal es que ese grupo selecto de clubes siguen invirtiendo fuertemente en sus plantillas e infraestructura pese a tener sus ligas y participación a nivel europeo prácticamente aseguradas.

¿Qué lleva a esos clubes a tomar tal decisión? ¿Son sus controladores inversionistas irracionales que continúan destinando recursos pese a tener un cupo en la Champions todos los años asegurado luego de salir en los primeros lugares en sus ligas?

La respuesta a esas preguntas parece ser que esos clubes no buscan sólo ganar y ser populares en sus países sino que parecieran tener una estrategia global. A partir de un predominio en Europa, buscan hinchas en todas partes del mundo (especialmente en Asia), que le significan mayores ingresos y de este modo sustentan ese alto nivel de inversión.

La siguientes preguntas que cabe hacerse son ¿a nivel Latinoamericano (incluyo a México) es posible pensar en equipos globales o continentales? Y más concreto ¿podrían equipos chilenos seguir un modelo de este tipo, es decir, transformarse en equipos no sólo para vender jugadores, sino que para exportar su fútbol, hinchadas y marcas como instituciones?

Son varias preguntas y la verdad no parecen fáciles de responder. Sí, está claro que Sudamérica posee el mejor semillero del mundo , clubes con tradición y el fútbol es parte del tejido social y político de nuestros países.

El fútbol latinoamericano no sólo es interesante por la calidad de sus futbolistas sino que por la atmósfera que este tiene y por lo que representa. Sus clubes responden a una identidad y muestran la diversidad de nuestras sociedades. Existen clubes de colonias, de barrios, de universidades, de ciudades, de gremios, de sindicatos, etc.

Me parece que las sociedades anónimas no han sido capaces de capturar ese valor y mucho menos de exportarlo. Son más bien claros los casos en que las concesionarias han hecho esfuerzos por romper los vínculos sociales de los clubes y cada día se hace más difícil pertenecer a un club como lo hacían los antiguos socios.

Las sociedades anónimas llegaron al futbol bajo la premisa que serían capaces de gestionar mejor lo que había. Hasta ahora, salvo algunas excepciones, no han sido más que cajas receptoras de las platas del CDF. Los hinchas seguimos esperando que a partir de la creatividad que emerge desde el emprendimiento individual nazcan modelos de negocios más osados. Que intentemos conquistar América y el mundo con nuestro fútbol, que se piense en mercados globales y que aprovechemos las ventajas competitivas asociadas a nuestra tradición futbolera que chinos y americanos soñarían para activar sus aburridos campeonatos.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día