Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Cómo pasar de la casa al mercado laboral

Cómo pasar de la casa al mercado laboral Cómo pasar de la casa al mercado laboral

Estar a cargo de la casa y crianza de los hijos son los factores principales por los cuales miles de mujeres no logran desarrollarse profesionalmente, una realidad muy acentuada y arraigada la sociedad local. Sin embargo, no hay que negarlo, con el paso de los años un porcentaje relevante de mujeres le han dicho no a coartarse en su realización.

Por


Socio Fundador de TuPrimeraPega.cl, Licenciado en RR.HH, Universidad Argentina de la Empresa (UADE), Presidente de la Organización No Gubernamental de Desarrollo para la Inclusión e Igualdad en el Empleo Juvenil, ex jefe de RR.HH en Unilever.

En Chile la participación en la fuerza de trabajo de las mujeres ha ido en aumento en los últimos años. Sin embargo, a pesar del crecimiento económico sostenido y los factores condicionantes que podrían posibilitar su incremento, es todavía una de las más bajas en toda América Latina, manteniéndose muy por debajo del promedio regional.

Estar a cargo de la casa y crianza de los hijos son los factores principales por los cuales miles de mujeres no logran desarrollarse profesionalmente, una realidad muy acentuada y arraigada la sociedad local. Sin embargo, no hay que negarlo, con el paso de los años un porcentaje relevante de mujeres le han dicho no a coartarse en su realización.

Según un informe de la Cepal de 2015, Chile es el tercer país de América Latina, después de Uruguay y Argentina, que cuenta con menos mujeres sin ingresos. Sólo el 23% de las mujeres de 15 y más años declara no recibir dineros propios, mientras que el 77% sí dice obtenerlos. En tanto, en la región, en promedio, el 30,8% de las mujeres mayores de 15 años declara no tener ingresos propios, cifra que en Uruguay apenas es de 4,5%, y en Argentina de 22,8%.

Al analizar la distribución del trabajo por género en América Latina la cantidad de mujeres que no trabajan ni buscan empleo llega a un 34,8%, una situación que se asimila a nivel local con un grupo etario que va desde los 18 a 29 años, aproximadamente. En tanto, la Dirección del Trabajo, los puestos laborales de féminas se concentran en las siguientes actividades: servicios (46%), comercio (25%), industria manufacturera (11%), agricultura (alrededor de 6%), establecimientos financieros (7%) y otros (5%).

Retomando el tema central, al momento que una dueña de casa quiere ingresar al mercado laboral, debe conectar con una misma y proyectarse en la labor que quiere desempeñar, por lo que una vez tomada la decisión, hay que comenzar por confeccionar y/o actualizar nuestro currículum vitae para potenciar el marketing personal a través de nuestra carta de presentación.

Posteriormente, se debe maximizar y utilizar una red de contactos, logrando enviar el CV a ex colegas, amigos, etcétera. Es muy relevante la actualización del CV y/o el perfil profesional y posicionarlo en redes de trabajo como Linkedin.

Por otro lado, siempre es primordial estar preparado para una entrevista laboral, por lo cual es recomendable prepararla puesto que seguro se han modificado muchas habilidades y competencias internas. Además, en todo el proceso se debe mantener la actitud proactiva. Sin duda, este último factor es fundamental, ya que el entusiasmo y la visión positiva deben ser el ABC para ingresar al mercado laboral.

Muchas mujeres creerán estar fuera de training por encontrase “fuera” del mercado del trabajo, y eso es caer en un gran error. Claro que ser madre y ama de casa conlleva el desarrollo de muchas habilidades muy importantes y valoradas por cualquier futuro empleador, por ejemplo, administración de presupuesto del hogar, administración del tiempo, tolerancia a la frustración, liderazgo, motivación para lograr resultados dentro del núcleo familiar, entre otras tantas, que al momento de hacerlas o ejecutarlas muchas de ellas casi ni se dan cuenta. Esas cosas importan y mucho, no las dejen de lado y destáquenlas.

Además, hay que evaluar opciones de carrera: esto sirve para determinar qué habilidades y/o destrezas se tienen y descubrir cuáles han cambiado. De este modo se sabrá sobre los intereses para la búsqueda es cuestión.

Finalmente, hay que aprovechar todas las oportunidades de formación para poder desarrollar la capacidad intelectual de una manera integral. Por sobre todo, aumentar la autoconfianza y seguridad en uno mismo. Por ello, es necesario que las mujeres tomen un rol de perseverancia y proactividad al momento de tomar la decisión de entrar al mercado laboral, ya que de ese modo se logrará alcanzar las metas laborales.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día