Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Educación

Reforma Curricular: buenas ideas en búsqueda de implementación

Reforma Curricular: buenas ideas en búsqueda de implementación Reforma Curricular: buenas ideas en búsqueda de implementación

En tiempos de crisis de la política y del interés por los temas públicos, es destacable también el regreso de la asignatura de educación cívica; y la más innovadora de las propuestas de creación de una asignatura de Proyecto.

Xavier Vanni

Por


Centro de Investigación Avanzada en Educación Universidad de Chile, máster en política educativa Universidad de Londres, Inglaterra y especialista en políticas educativas, mejoramiento y liderazgo escolar, y evaluaciones

Hace pocos días se cerró el proceso de consulta de las nuevas bases curriculares de  3° y 4° medio propuesto por el Ministerio de Educación. En un esfuerzo por ampliar la participación de la comunidad escolar y de la sociedad en general que debe destacarse, fueron invitados a dar sus opiniones, en especial los estudiantes.

En general, las nuevas bases propuestas son interesantes y responden a un diagnóstico relativamente compartido en el campo educacional. Intentan dar respuesta a las demandas de la sociedad y del sistema escolar, relevando la formación integral de los estudiantes, mejorando la equidad de la formación general  y su pertinencia, así como reduciendo el sobrecargado currículo actual en este nivel.  Sin embargo, la propuesta adolece de un análisis de condiciones y estrategias de implementación.

Tres de los cambios propuestos son importantes de destacar. El primero es el fortalecimiento del plan común de manera de que sea igual para los estudiantes de las distintas modalidades de enseñanza (humanístico-científica, técnico profesional y artística), lo que busca saldar una enorme brecha de equidad del país con alrededor de un 40% de los estudiantes de los liceos TP y artísticos.

Un segundo cambio importante es la reducción de los objetivos curriculares y la posibilidad de que los estudiantes tengan más opciones de elegir asignaturas, de manera de lograr una oferta formativa más atractiva para ellos, que les permita explorar sus intereses. No obstante, las posibilidades de elección son todavía limitadas y la propuesta podría avanzar bastante más al respecto.

En tiempos de crisis de la política y del interés por los temas públicos, es destacable también el regreso de la asignatura de educación cívica; y la más innovadora de las propuestas de creación de una asignatura de Proyecto. Ésta busca que el alumno aborde un problema que le interese, a través de una investigación propia, permitiéndole un mayor protagonismo en su trayectoria formativa.

Por último, la propuesta destaca el fortalecimiento y ampliación de lo que se ha llamado competencias del siglo XXI, como son las habilidades de comunicación y trabajo colaborativo, creatividad, resolución de problemas, pensamiento crítico, entre otras.

Sin embargo, como muestra un reciente estudio de mis colegas del CIAE, no basta con un buen diseño curricular para lograr que estas nuevas competencias del siglo XXI se enseñen en nuestros establecimientos y menos todavía para que los estudiantes las logren al terminar su trayectoria educativa.

Décadas de investigación dan cuenta de que “las buenas ideas no viajan solas” y que el éxito de las reformas depende en al menos 50% de una buena estrategia de implementación.  No basta que los directivos y docentes de los liceos comprendan las nuevas bases, reciban nuevos programas de estudio y excelentes materiales de apoyo. El cambio de prácticas de enseñanza en los establecimientos educativos es mucho más difícil, puesto que supone un cambio tanto en los conocimientos como en las creencias, lo que requiere una estrategia de cambio comprensiva y articulada, que, a lo menos, considere la formación inicial y en servicio, y un sistema de apoyo  de calidad y continuo a los directivos y docentes de los establecimientos, elementos ausentes hasta ahora en la propuesta. Por otro lado, varias de las propuestas requieren considerar las condiciones para su viabilidad y como abordarlas. Por ejemplo, la posibilidad de tener una oferta amplia y variada de asignaturas para que los estudiantes elijan está fuertemente condicionada por el tamaño de los liceos, que en muchos territorios son demasiado pequeños, o el mayor costo que significa tener un cuerpo de profesores más amplio para una oferta curricular más diversa, entre otras.

En síntesis,  es importante celebrar los grandes avances que se proponen en este nuevo diseño curricular, pero es urgente incluir la pieza faltante de una comprensiva y potente estrategia de implementación, sin la cual sus posibilidades de hacerse realidad en el sistema escolar pueden quedar solo en unas buenas ideas en un documento.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día