Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Ambiente

¿Réquiem para el océano?

¿Réquiem para el océano? ¿Réquiem para el océano?

El océano se ha encargado de absorber cerca del 30% del aumento de las emisiones de carbono antropogénico causando su acidificación, un proceso sin paralelo a lo registrado en los últimos 300 millones de años y que podría poner en riesgo a sectores como la pesca y acuicultura.

Por


Director Centro de Cambio Climático, Universidad Santo Tomás. Investigador Núcleo Milenio MUSELS

La cumbre de las Naciones Unidas realizada recientemente en New York tuvo como propósitos impulsar a los políticos hacia la búsqueda de un acuerdo universal sobre el clima, estimular a los países a tomar acciones hacia la reducción de emisiones de CO2 y fortalecer la resiliencia ante los impactos del cambio climático. Sin embargo, el océano no fue considerado como foco en ninguna de las ocho áreas de acción ni en las sesiones temáticas definidas para buscar nuevos compromisos entre los estados miembros.

El océano cubre el 70% del planeta, contiene el 96% del agua disponible, sus microorganismos producen casi la mitad del oxígeno atmosférico que respiramos. La ciencia ha demostrado que la salud del océano se sigue deteriorando.

El océano se ha encargado de absorber cerca del 30% del aumento de las emisiones de carbono antropogénico causando su acidificación, un proceso sin paralelo a lo registrado en los últimos 300 millones de años y que podría poner en riesgo a sectores como la pesca y acuicultura. A escala global, la pesquería provee el 15% de la proteína animal para 4,5 billones de personas y el 90% del transporte se realiza a través del océano. Todos estos servicios ecosistémicos del océano son cruciales para sostener la vida y nuestra sociedad. Así, un acuerdo global sobre el clima que no considere la importancia de la salud océano no es una solución.

La próxima Conferencia de las Partes de la ONU (COP 20) se realizará en diciembre en Lima (Perú). Así, aunque la omisión del océano en la reciente cumbre de la ONU evidencia –nuevamente- la enorme brecha que aún existe entre el conocimiento científico y las acciones políticas, también debe tomarse como una clara oportunidad para que -nuevamente – los científicos intenten poner al océano en el foco de las negociaciones climáticas.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día