Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Sép7imo Día – No Descansaré: Nada más queda

Sép7imo Día – No Descansaré: Nada más queda Sép7imo Día – No Descansaré: Nada más queda

"¿Qué pensarían John Lennon y Gustavo Cerati si fueran testigos de lo que se ha hecho con su música? Pagaría por saberlo".

Bárbara Alcántara

Por


Periodista especializada en música. Instagram: chicarollinga

Las expectativas son altas. Es lo más parecido a un concierto de Soda Stereo que podremos volver a presenciar. El esperado estreno del nuevo show del Cirque du Soleil “Sép7imo Día – No Descansaré” se realizó el miércoles en el Movistar Arena de Santiago frente a seis mil personas. Audiencia compuesta, en su mayoría, por viudos de Gustavo Cerati que cargan con la ilusión de revivir o tratar de acercarse a la emotividad que alguna vez nos entregó la banda de rock más importante de América Latina.

El show comienza con la llegada de Charly Alberti y Zeta Bosio quienes son iluminados al llegar a sus ubicaciones. Emoción. Ese es el primer instante en que notamos su ausencia. Luego se escucha su voz. Un archivo de audio de Cerati marca la partida del espectáculo, tal como hacía en los conciertos. Tristeza.

La función da su puntapié inicial con un muchacho que se deja sorprender por un mundo colorido, alegre, festivo y circense. Esto en medio de imágenes antiguas de la banda con el objeto de apelar a la emoción de un público que se deja sorprender por las asombrosas acrobacias, la puesta en escena y la agilidad con que fusionan un número tras otro.

Pasado veinte minutos y después de una falla técnica que se soluciona con inmediatez, llega Prófugos. Una pareja vuela por los aires, despliega técnica y habilidad insuperable, sin embargo se extraña un elemento fundamental: conexión. Sin duda alguna, los integrantes de la afamada compañía son artistas de primer nivel, pero no hay un vínculo con aquellos himnos. Está dicho que hubo una acuciosa investigación, no obstante sus vidas no fueron musicalizadas por las canciones que interpretan y eso, lamentablemente, se nota.

Conceptual y teatral, llega “Sobredosis de TV” uno de los grandes aciertos del espectáculo, junto con la soberbia interpretación de “Hombre al agua” donde se ve a un guitarrista en una cápsula que se deja abrazar por una sirena. Lo mejor de la noche. Posteriormente hay tibios acercamientos conmovedores, momentos de transición con emblemas sobrecogedores como son “Fue” y “Corazón Delator”, números que se habría agradecido ver y escuchar en su totalidad.

Ahora bien, la unión de dos marcas fundamentales, Cirque du Soleil y Soda Stereo, consolida el impacto y repercusión que los tres músicos ejercieron sobre la cultura sonora mundial. Los creadores de “Signos” se ubican en la misma plataforma que The Beatles y Michael Jackson, quienes igualmente han sido homenajeados por los acróbatas de Quebec en los espectáculos LOVE y ONE respectivamente. ¿Qué pensarían John Lennon y Gustavo Cerati si fueran testigos de lo que se ha hecho con su música? Pagaría por saberlo.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día