Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Ser colono en tiempos de crisis es un suicidio

Ser colono en tiempos de crisis es un suicidio Ser colono en tiempos de crisis es un suicidio

En un descubrimiento primero van los osados, destemidos, vanguardistas, soñadores e idealizadores. Ellos siguen su intuición, lanzan tendencias, descubren nuevas tierras y posibilidades. Después vienen los early adaptors, no son pioneros, pero fueron despiertos y quieren aprovechar la oportunidad encontrada por los anteriores. Por último vienen los colonos, que solamente enfrentan una nueva tierra cuando los caminos ya están abiertos, las semillas plantadas y la inseguridad disipada.

Por


Director de la escuela LIFEAHOLICS, única certificada en Chile para la enseñanza del DeROSE Method de Alta Performance y Estilo de Vida.Brasileño, amante de Chile. Fue deportista, estudió en Ing. Comercial y trabajó en el mundo financiero bancario y en otras empresas hasta que se cruzó con esta metodología fascinante de alto rendimiento en la vida.

Cuando ocurre un descubrimiento, a la cabeza van los más osados, los valientes, vanguardistas, soñadores e idealizadores. Ellos siguen su intuición, lanzan tendencias, descubren nuevas tierras y posibilidades. Después vienen los early adaptors, no son pioneros, pero son personas despiertas, que quieren aprovechar la oportunidad encontrada por los anteriores. Por último vienen los colonos, los que solamente enfrentan una nueva tierra cuando los caminos ya están abiertos, las semillas plantadas y la inseguridad disipada.

¿Cual de ellos eres tu? Joel Baker desde la década de 80 ya nos avisaba sobre la cuestión de los paradigmas y del pionerismo y cómo eso ha proporcionado el verdadero progreso del ser humano.

En un descubrimiento primero van los osados, destemidos, vanguardistas, soñadores e idealizadores. Ellos siguen su intuición, lanzan tendencias, descubren nuevas tierras y posibilidades. Después vienen los early adaptors, no son pioneros, pero fueron despiertos y quieren aprovechar la oportunidad encontrada por los anteriores. Por último vienen los colonos, que solamente enfrentan una nueva tierra cuando los caminos ya están abiertos, las semillas plantadas y la inseguridad disipada.

Todos nosotros tenemos ideas. Algunos son más creativos que otros. Pero cualquiera puede parar por algunos instantes y pensar y seguramente se le van a ocurrir por lo menos dos o tres alternativas concretas acerca qué hacer en un momento de crisis. Cuando nuestra mente nos dice “no tengo opción” en realidad estamos entregándonos a los factores limitantes. Esos factores limitantes son tres principales:

Paradigmas
Falta de visión
Miedo

Los paradigmas fueron formados por nosotros mismos a través de nuestras experiencias personales y profesionales. Todo lo que aprendemos en la educación tradicional en el colegio y la universidad formaron el terreno en donde surgen nuestras ideas. Esos paradigmas funcionan ahora en ti como una propiedad privada en la cual tu apenas conoces una pequeña porción de tierra que te fue entregada o conquistada.

Dependiendo de cada uno esa propiedad puede ser un campo abierto o un valle cercado de altas montañas intraspasables. Es necesario esfuerzo, tiempo y dedicación para cambiarlo. Un profesional que quiera cambiar de área necesitará mucho de estos tres elementos para poder reinventarse a sí mismo, sus negocios y a su empresa.

La falta de visión afecta a la mayor parte de los empleados. Fuimos condicionados para ser empleados. Las decisiones son tomadas, en general, por pocos. Así, la visión de largo plazo, la amplitud de visión, la capacidad de actuar como un observador externo, nos fue limitada. Cambiar esta situación requiere de experiencia, ponerse a sí mismo y a todos los demás en posición de líder, de dueño, aun cuando no nos desempeñemos en ese rol. Solamente así, un líder podrá pedirle tal visión a su equipo, y sólo así un miembro del equipo podrá exigir más autonomía en sus funciones. Y realmente así se podrán tomar decisiones en el ámbito personal o profesional de forma más asertiva, siendo esto aún más necesario en momentos de crisis.

El miedo es el factor más paralizante del ser humano. Ya dice el dicho “si te paralizas, la bestia te come, si huyes, la bestia te alcanza, pero si la enfrentas, la bestia desaparece”. El miedo a la incertidumbre existe y es natural, pero los pioneros y vanguardistas lo superan. Todos nosotros debemos superarlo, de lo contrario, se volverá una limitante para nuestras decisiones o acciones. Limitar nunca es el proceso. Posibilitar sí. Y para eso es fundamental enfrentar el miedo.

Así, debemos buscar no atraparnos en esos hilos limitantes de la evolución profesional e incluso humana.

Existen muchos otros conceptos para creer que la crisis sólo se vuelve realidad si dejamos que ocurra, si limitamos nuestra capacidad de pensamiento y adaptación.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día