Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Mujer

Tips para una inolvidable masturbación femenina

Tips para una inolvidable masturbación femenina Tips para una inolvidable masturbación femenina

Te enseñaron que tu genitalidad era prohibida. Yo te invito a reclamarla de vuelta y a observarte con amor.

Janet Noseda

Por


Psicóloga. Magister en psicología clínica. Especialista en género y diversidad sexual.

Deben perdonarme, mujeres, por el encabezado de este escrito. No necesitamos tips para lograr una buena masturbación, ya que cada cuerpo es único y eso lo aprenderás tú misma, conociéndote. Sin embargo y tomando en consideración que según la mayoría de los estudios, las mujeres no se auto exploran sacando el mejor provecho al 100% (¡muchas gracias religión…!), es que voy a dejar algunos tips, para que puedas empezar el proceso de conocerte, descubrir sensaciones y maravillarte siendo tu propia mejor amante.

La masturbación, comienza en la temprana adolescencia a escondidas, en la cama, y deja mucha culpa. Es un acto que se hace con sensación de estar haciendo algo malo, por lo que muchas niñas comienzan la masturbación procurando guardar silencio y no ser descubiertas. Así, utilizan sólo sus dedos para explorar la zona genital, sin verla, sólo sentirla.

El placer sexual no es sólo en la vagina. ES EN TODO EL CUERPO. Mientras estés cubierta de piel, entonces tendrás sensaciones. Alguien inventó que el placer es genital. Yo te digo: descúbrelo tú misma. Con tranquilidad, recorre tu cuerpo con tus manos desde tus pies hasta la cabeza, sintiendo cada parte que vas tocando. Nota si es que sientes mayor placer con un toque delicado o algo más fuerte. Toque es círculos o repetidos en línea recta. Toca la planta de tus pies, tu cuero cabelludo, tus manos… ¿cuál es tu parte favorita? Descúbrete en lo maravillosa que eres. No sólo puedes tocar, también puedes pasar tu lengua en los lugares que alcances. Es tú cuerpo. Tú haces lo que quieras con él. Observa las partes de tu cuerpo mientras las vas tocando. Observa tus pechos y acaricia tus pezones lentamente en círculos. Apriétalos, pellízcalos, acarícialos. Maravillosos, ¿eh?

Ahora te recomiendo un espejo. Tómalo y observa tu vagina. Es única y es tuya. Observa de qué color es. Cuáles son sus pliegues, de qué tamaño es tu clítoris (pequeña bolita al comienzo de tu vagina, entre los labios menores) y tus labios menores y mayores. Te enseñaron que tu genitalidad era prohibida. Yo te invito a reclamarla de vuelta y a observarte con amor.

Con espejo en mano, tócate. Descubre cada parte de tu vagina, sintiéndola como tuya y de nadie más ¿vas sintiendo sensaciones excitantes en algún lugar más que en otro? Reconócelo y vuélvelo a tocar frente al espejo.

Separa los labios mayores con tus dedos hasta dejar el clítoris a la vista (esto es mejor que lo hagas sentada, con las piernas flectadas). Con la otra mano, tócalo suavemente. Es muy importante que seas amorosa y sutil con tu clítoris. Tiene millones de terminales nerviosos que lo hacen extremadamente sensible, por lo que vas a tener que aprender con que presión tocarlo sin que vayas a lastimarte. Puedes probar formando círculos a su alrededor y tocarlos suavemente. Presiona muy suave. Puedes querer introducir tus dedos también. Ten cuidado si tienes uñas largas. Introduce primero un dedo. Toca las paredes vaginales y haz presión contra ellas. Presiona hacia atrás y hacia adelante. Descubrirás cual lugar y cómo, debes tocar para sentir placer, en tu único e irrepetible cuerpo.

¿Recuerdas cuando te masturbabas en la noche, recta como una tabla, mirando al techo? Ahora es tiempo de reivindicarte contigo misma. Dóblate para mirar tu vagina y maravíllate con ella. Toca todo tu cuerpo dando vueltas si quieres, doblándote, buscando, re descubriéndote.

Puedes querer usar un dildo o no. Hay mujeres que no les gusta y otras que sí. Betty Dodson y Beatriz Preciado, defienden el uso del dildo por re apropiarse de la mano psiquiátrica que alguna vez nos llamó histéricas (sí, el dildo se creó para tratar la histeria femenina y era sólo utilizado por médicos). A mí me parece fabuloso tener mi dildo y mis manos para no depender de ningún otro para obtener el mejor orgasmo pero aquí cada una debe hacer cómo mejor le guste.

Un interesante estudio en Chile, del año 2007, señaló que al enseñar a las mujeres a masturbarse, éstas ya no presentaban frigidez. Sólo utilizaron un espejo, un dildo y la imaginación. El factor imaginación es central en la sexualidad humana y es quien nos puede llevar al orgasmo. Puedes imaginar que estás en tu mejor fantasía sexual, con la persona que más te excita, haciendo lo que más te gustaría. Puede ser tu vecino o vecina, compañero o compañera de trabajo, tu ex, etc. En tu imaginación no hay límites y puedes tener la mejor experiencia de tu vida, sólo cerrando tus ojos.

Ahora, espejo a la vista, puedes introducir el dildo (con vibración es mucho mejor, para mi gusto) y obsérvate en esto. Utiliza tus manos para tocar las zonas que descubriste de tu cuerpo que más sensaciones te brindaban. Cierra los ojos e imagina que estás con quien deseas, haciendo la mayor locura que quieras. Maneja el dildo a tu ritmo, presionando contra las paredes que ya descubriste que te brindaban mayor placer. Mueve tu pelvis y ponte en la posición en que descubras que el dildo tiene un efecto más placentero en ti. Hay mujeres que lo disfrutan acostadas de espalda, otras en cuclillas, otras de pie.

Ahora, nos enseñaron que el orgasmo es gritón (gracias, pornografía) pero no lo es en la gran mayoría de las mujeres. Hay muchas mujeres que piensan que jamás han tenido un orgasmo cuando sí lo ha tenido, es sólo que no fue escandaloso como en las películas porno… ya que sólo son películas. Hay mujeres que lo viven de forma intensa, otras medianas y otras de forma muy sutil. Debes descubrir cómo son tus orgasmos.

Ya vez. Tienes bastante tarea por delante y a mi gusto, la mejor tarea de todas: descubrir y reclamar tu cuerpo como propio. Olvídate de la gritona de la porno, de sus grandes senos que no se mueven porque son de silicona y del cuerpo sin grasa, porque pasó por liposucción. Tu cuerpo es un cuerpo real y es maravilloso, así, tal cual es. Descúbrelo y… Bienvenida al placer eterno.

Nota: puedes leer el libro de Betty Dodson, una femenista que dedicó su vida a enseñar a las mujeres a masturbarse. Recomiendo este libro de esta gran mujer: “Sexo para uno”.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día