Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Opinión

Villains de Queens of the Stone Age: sagrado atrevimiento

Villains de Queens of the Stone Age: sagrado atrevimiento Villains de Queens of the Stone Age: sagrado atrevimiento

"Los puristas, paulatinamente se domesticarán y caerán rendidos ante el mejor disco de los QOTSA desde el infartante “Songs for the Deaf” (2002)".

Bárbara Alcántara

Por


Periodista especializada en música. Instagram: chicarollinga

“¿Por qué no joder con la gente? es parte del trabajo. La parte buena”, cuenta Josh Homme a The Times. Quizás, la decisión de escoger al DJ Mark Ronson como productor de Villains pasó por ahí. Quizás el objetivo era que su séptimo disco serpenteara entre el pop y el rock cual anaconda venenosa en medio del desierto. Quizás Josh quería desempolvar sus botas vaqueras, jugar a ser el Elvis del Valle de Coachella y divertirse bajo su característica pero, por esta vez, controlada oscuridad.

El líder y, a estas alturas dueño de una de las agrupaciones más feroces del planeta —único integrante original desde sus inicios—, configuró una entrega con el objeto de levantar a un muerto. Sacúdete en tu cripta. Y es que se trata de un trabajo breve pero intenso. Perfecto para una primera aproximación a la banda de Palm Desert. Villains explora sonidos mayormente accesibles que sus trabajos anteriores, sin dejar de lado el desenfado y provocación de sus guitarras electro salvajes fusionadas con un brutal sintetizador.

Son 46 minutos en donde insertan una pista de baile en medio de un desolador paisaje desértico. En una clara demostración de buen sentido del humor, el roquero de casi dos metros de alto, se transforma en el Travolta del stoner rock, intensificado por unas míticas palmas rocanroleras. Por otro lado, hay instantes en que el amigo de Alain Johannes deja ver la calidad interpretativa que ha alcanzado. Melodías como “Fortress”, la sugerente “Un-reborn again” y el emotivo cierre con “Villains of Circumstance” lo demuestran.

Tal como en “…Like Clockwork” (2013) el artista gráfico inglés Boneface fue el responsable del arte de la carátula. Un gran acierto. Podemos apreciar a Joshua acosado por el demonio del pasado que fallidamente trata de cegarlo. Cuál superhéroe, el actual amo del rock californiano se las arregla para ver a través de esas espeluznantes manos. Porque, pese a todo, Homme mira hacia adelante y avanza a pasos agigantados aunque eso signifique causar controversia. Los puristas, paulatinamente se domesticarán y caerán rendidos ante el mejor disco de los QOTSA desde el infartante “Songs for the Deaf” (2002).

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día