Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

POP

Viña, el festival del olvido

Viña, el festival del olvido Viña, el festival del olvido

Viña no es importante. Pero se comporta como si lo fuera. Como un deber más que tenemos que cumplir como ciudadanos. El deber de olvidar por una semana.

Francisco Méndez

Por


Periodista, columnista.

Todos ríen. Todos cantan al son de una canción que no se saben muy bien, pero que parece que hay que cantar. Todos gritan y quieren estar al lado de esa persona que parece que sale en la tele.

Lo demás no importa; los problemas políticos, la credibilidad de un empresariado cada vez más cuestionado no tiene cabida en ese momento, total está Farkas, ese multimillonario que derrocha billetes, que regala obras de Rodin- aunque muy pocos saben quién es Rodin, y no tienen por qué saberlo- y que luce sus fastuosas joyas, y las de su señora, como un obsequio visual para esa gente que grita emocionada y que quiere tocarlo. Que quiere tocar a todo aquello que sea parecido a una estrella.

Así es Viña. Es el momento en el que no queremos ser nosotros. En que queremos escapar de lo que somos y de lo que podríamos ser. Parece que en esas tierras se detiene el tiempo y todo gira en torno a las risas fáciles, a los llanteríos injustificables y a la obsesión. A la persecución de un objetivo: estar cerca de lo “famoso”.

La eterna búsqueda de eso es ese show que tanto ha servido como distractor, como motor para instalar ideas y relatos que no son tales. Basta recordar al dictador en los años setenta soñando con que era una especie de monarca, de rey elegido por un pueblo que estaba asustado y que lo miraba con terror cuando se paseaba por la Quinta Vergara siendo aplaudido por sus secuaces, por sus admiradores, pero también por muchos que sentían que debían hacerlo.

Esos festivales hacían olvidar las atrocidades que estaban sucediendo en las calles y en los cuarteles de los servicios de inteligencia. Sólo debíamos recordar la sonrisa brillante de un Pinochet que miraba al escenario con ojos de mando, acompañado por una Lucía que cumplía sus sueños de monarquía criolla.

Viña es el lugar preciso para querer ser algo que no se es. Es el momento indicado para contar cosas que no están pasando, para dejar de lado esa seriedad que incluso a los periodistas les parece demasiado seria. Porque ellos prefieren perseguir los autos de los “famosos”- gente que solamente es famosa en Viña-que hacer periodismo. Lo encuentran aburrido,demasiado real para esas seis noches en que lo irreal debe tomarse las mentes, los discursos y, sobre todo, las prioridades de los noticiarios.

Por eso es que todos los reporteros se pelean el puesto para ser enviados a esa tierra del olvido. Todos quieren perder la memoria por un momento y activar el recuerdo festivalero, como si fuera un planeta aparte. Como si fuera otra historia independiente a la de Chile. Incluso como si sus hitos circularan por un universo paralelo al de la realidad. Y como si todo lo verdadero no tuviera ningún rol que ocupar en donde no te permite expresar lo cierto. Lo concreto. Lo que está pasando.

Es el festival de lo olvidable. De lo que solamente se recordará una vez más el próximo año en el mismo lugar. A nadie le interesa durante el año lo que pasó o lo que podría pasar en ese lugar en donde la conciencia colectiva chilena se nubla y comienza a reaccionar de manera reactiva frente a imágenes, a lágrimas y a una emoción que en la vida real no es importante.

Viña no es importante. Pero se comporta como si lo fuera. Como un deber más que tenemos que cumplir como ciudadanos. El deber de olvidar por una semana.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día