Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

POP

Entrevista al chileno que cautivó al equipo de Lost y Mad Men

Por 16 de Noviembre de 2010

Ni Leonor Varela ni Santiago Cabrera, a la hora de enlistar al chileno posicionado más alto en la industria gringa del entretenimiento, este dibujante de historietas  es quien vuela más alto. Quizás por eso, a un nivel masivo, sea la menos conocida de nuestras estrellas.

 

Gabriel Rodríguez es arquitecto, era buen alumno en la Católica y ejerció como tal durante un tiempo. No le iba mal, todo lo contrario. Pero a él le daba un poco lo mismo, la arquitectura era sólo un título universitario, la excusa académica para dedicarse a lo que verdaderamente le gustaba; una historia parecida a la de una de sus bandas predilectas, Pink Floyd, integrada también por estudiantes de arquitectura que acabaron dedicados a un arte muy distinto. Rodríguez no quería ser músico, sino dibujar cómics, esa era su vocación, lo que le robaba el sueño, a lo que quería dedicarse: contar historias usando cuadros con dibujos en acción.

 

Hace diez años mandó sus trabajos a editoriales chilenas, le fue bien, aunque le quedó claro que acá jamás a poder vivir de las historietas. O se arriesgaba y cruzaba el charco (en rigor subía al norte), o se quedaba tranquilo, convertido en un profesional más, tranquilo pero frustrado de no haber cumplido con su sueño. Una década más tarde no sólo trabaja para la industria norteamericana de la historieta (la más competitiva del mundo), es coautor de “Locke&Key”, una de las mejores series regulares que se publican hoy en Estados Unidos. Tan bueno es un trabajo que fue nominado al Eisner como mejor dibujante en la categoría de Mejor Miniserie, algo así como ir mejor director en los Oscar. Además, en la categoría de Novela Gráfica ha ido en dos ocasiones al British Fantasy, obteniendo el galardón en 2009.

 

Gracias a “Locke&Key”, Rodríguez apareció destacado en revistas gringas como “Wizard” y “Enterteinment Weekly”, fue apuntado como uno de los mejores artistas gráficos de la década, logró su objetivo de vivir de los monos de colores y finalmente consiguió que su historia le interesara al canal Fox para ser producida por el equipo de guionistas de “Lost” y “Transformers”, con arte de los responsables de “Mad Men”. ¿Un equipo de ensueño? Si, si a eso sumamos que la productora que va a producir el piloto es la de Steven Spielberg, queda claro porque hoy Rodríguez es el chileno mejor posicionado en la industria del enterteinment gringo, más arriba incluso que lumbreras como Santiago Cabrera, Cristian de la Fuente o incluso Leonor Varela, aunque acá nadie sepa de él.

 

¿Más hits en su carrera? Sumemos: El coautor de “Locke&Key” es Joe Hill, el novelista joven de terror más celebrado hoy en día, hijo nada menos que del rey midas del género, Stephen King. Más ingredientes a la cazuela Rodríguez. Su primera pega en USA fue la serie regular basada en el programa “CSI”, ha trabajado en el universo de zombies de la franquicia del director George A. Romero (padre de los muertos vivos), adaptó a novela gráfica la película “Beowulf”, con guión de Neil Gaiman (“Sandman”) y Roger Avery (coautor de “Pulp Fiction”) y trabajó con Clive Barker, otro grande del horror en “The Great and Secret Show”.

 

Finalmente lograste vivir del cómic.

“Suena feo eso, pero digamos que lo que logré fue trabajar profesionalmente en esto. Es cierto, no voy a negarlo, ahora estoy ganando un buen ingreso, pero ha sido fruto de un proceso bien lento. Llevo ocho años trabajando ininterrumpidamente con IDW (la editorial que publica su trabajo), y durante los cuatro primeros tuve que estar en paralelo en cómic y arquitectura, porque con ninguno de los dos podía hacerme un sueldo redondo. Cuando se parte trabajando en historietas, incluso en EE.UU., se gana muy, MUY poco. El 2006, recién cuando comencé con “The Great And Secret Show” (de Clive Barker), pude pensar en dedicarme en forma exclusiva a dibujar. Y fue el 2008 en que mis honorarios mejoraron sustancialmente, con “Locke&Key”, donde además tengo acceso a royalty por derechos de autor de la venta de las novelas gráficas fuera de EE.UU”.

 

Eso llama la atención. En las portadas de “Locke&Key” la autoría del trabajo aparece indicada como HILL-RODRIGUEZ. No estás en calidad de dibujante, sino de coautor.

“Fue decisión de Joe (Hill) al ver mi trabajo. Entendió que lo que yo estaba haciendo no era pasar a dibujo su guión, sino reinterpretarlo. Mi pega era tan de autor como la suya, por lo mismo insistió en que la serie y su posterior reedición en novelas gráficas fuera indicado en portada y contrato como 50 y 50. Soy tan autor como él. Ahora, esto tiene sus bemoles. Parte de este logro se relaciona con el hecho de que he podido trabajar ininterrumpidamente, lo que implica que, en los últimos cinco años sólo he podido tomarme vacaciones una vez. También hay que considerar el hecho de que mi rendimiento influye sobre mis ingresos. Cuando tardo más (como este año, por diversos motivos) gano menos, ya que en esto se paga contra entrega. Además, al ser tanto yo como mi señora trabajadores independientes, la estabilidad económica la tenemos que construir fruto de un trabajo en equipo, en que mutuamente nos respaldamos y complementamos. Con “Locke&Key” ha comenzado también a darse un fenómeno extra, que es el de los derechos para otros medios. Cuando se reservaron por primera vez, el 2008, me significó un ingreso adicional totalmente fuera de planes, y algo similar debiera suceder ahora que se va a concretar el tema de la serie de televisión…”

 

Esto desde que el cómic fue comprado por Fox para convertirse en serie de TV.

“De eso no he visto nada aún, porque no está cerrado el acuerdo, así que todavía no se ha definido un monto. Sé que hay un arreglo del criterio del acuerdo económico entre Fox, Dreamworks (el estudio de Spielberg) e IDW, pero el monto dependerá de cuántos capítulos se hagan por temporada, y cuántas temporadas se  compren. El canal, en un principio, quería media para empezar (6 capítulos), pero IDW y los productores quieren una completa (13 capítulos), así que por ahora acordaron esperar a avanzar con el piloto y ver el material antes de cerrar el trato, lo que dependerá de los ratings”.

 

¿Cuándo empezó a verse la posibilidad de que “Locke&Key” se convirtiera en serie de TV?

Dimension Films tomó los derechos el 2008. Originalmente pensaron en una película, pero luego de revisar el m
aterial concluyeron que el formato más adecuado para contar la historia era el de una serie. Desafortunadamente no lograron desarrollar el proyecto, y cuando Kurtzman y Orci (guionistas de “Lost”, “Transformers” y la nueva “Star Trek”) fueron por los derechos se repitió el proceso, pasaron de la idea original de una película basada en “Welcome To Lovecraft”, el primer arco del cómic, a la idea de una serie de TV. Lo interesante es que en esta nueva etapa, efectivamente se va ha comenzar rodando una especie de película, que es un episodio de larga duración y con alto presupuesto”.  

 

Y a ti, como autor, que te acomoda más, ¿la serie o la película de tu obra?

“En un 100% el formato de la serie. Entiendo que será mucho más restringido en términos de presupuesto, por lo que requerirá muchas adaptaciones de los elementos visuales más complejos, pero para el contenido de la historia y el desarrollo de los personajes es el formato ideal. Cuando inicialmente se planteó la idea de una película, estaba muy preocupado porque sabía que implicaría hacer una versión muy comprimida y muy truncada del material.

 

Sumemos: “Batman”, “Iron man”, “The Walking Dead”, “Heroes”, “Lost”, un largo etcétera y ahora “Locke&Key” ¿Qué pasó que de pronto el cómic se convirtió en la gran fuente de contenido para el cine y la TV?

“Simple, la historieta es un territorio fértil para el desarrollo de un nuevo tipo de  relatos, en que además se puede desarrollar el potencial visual de los mismos, y además testear el tipo de público al que apelan. En una industria como la de Hollywood, en que los riesgos implican cantidades astronómicas de recursos,  esto reduce bastante el riesgo. No es casual entonces que 7 de las 10 películas más taquilleras de la historia vengan del cómic, acarreaban público cautivo, muy fiel. Ahora bien, cuando la concepción de los proyectos de cómic tienen como objetivo último hacerse accesibles a la adaptación fílmica, creo que este pierde parte de su potencial y, para mí al menos, de interés. Independientemente del atractivo comercial que genera lo cinematográfico, creo que como autor hay que considerar esa opción como un plus, y no como una meta, para no perjudicar la calidad y honestidad de lo que se hace”.

 

Se dice que eres el chileno más cercano a Stephen King, Steven Spielberg y de JJ Abrams.

“Jaja… De ellos estoy tan cerca como cualquier otro chileno, así que no pretendo hacer gala de vínculos que no tengo. Pero sí reconozco que personas como Roberto Orci y Andy Kurtzman, con el respaldo de la productora de Steven Spielberg, se hayan inspirado en mi pega es un TREMENDO honor, y que trabajar con una persona de la talla creativa e integridad personal de Joe Hill, harto más que sólo el hijo de King, respaldados por un maravilloso equipo liderado por gente de la calidad humana y profesional de Chris Ryall y Ted Adams de IDW, es una bendición. Me siento tremendamente afortunado en términos personales como profesionales, y creo que estoy enfrentado a oportunidades únicas de las que debo hacerme cargo con mucha responsabilidad”.  

 

¿Es verdad que te escribió Dan Bishop, director de arte de “Mad Men” para pedirte consejos?

“¡Me pasaría de insolente siquiera de pensarlo de ese modo! Dan Bishop es, a mi juicio, el gran diseñador de producción en la televisión de EE.UU. Me encanta lo que hace en “Mad Men”, y su trabajo en “Carnivale” es lo mejor que he visto en dirección de arte para TV. Es cierto que me ha contactado y me ha pedido información de cómo he trabajado el proceso de diseño en “Locke&Key”, y manifestó que le gusta mucho lo que he hecho visualmente con el cómic. Me parece una honrosa cortesía que me pregunte, ya que se que podría hacer un trabajo magnífico sin hacerlo. Pero lo que más me entusiasma es que ha manifestado estar muy compenetrado con el material original, y lo que sea que resulte de su interpretación de ello, estará hecho con gran pasión y talento.  

 

¿Y si no te gusta el resultado de la serie, vas a reclamar o a quedarte callado?

“Voy a ver la serie como un fan más. Espero que me guste, pero siempre se corre el riesgo de que no sea así y que no funcione. Pero en lo personal, para mí es algo completamente independiente del cómic. Éste último es fruto de un trabajo conjunto que involucra mi esfuerzo e inspiración, y como tal, es mi responsabilidad creativa. Si el cómic no termina bien, sería una terrible frustración para mí. Al momento que uno acepta un acuerdo para que se haga en otro medio, si se es serio, se renuncia a cualquier opción de reclamo, ya que son los creativos de ese medio los que harán una obra propia a partir de la tuya. Uno tiene además el beneficio adicional de que más gente sabe del cómic, lo que acrecienta la posibilidad de acceder a un universo más amplio de lectores.  Yo no sé nada de producción televisiva, pero si soy un fan de las buenas series. Ojalá “Locke&Key” sea una buena serie. Creo que el esfuerzo y talento de los que están trabajando en ella lo pueden hacer posible, y creo que sería un lindo regalo para una audiencia amplia poder acceder a esta historia”.

 

Algún sueño pendiente como historietista. Encargarte de Batman por ejemplo.

“Preferiría Superman. Aunque si tuviese que elegir, muero por hacer algo con Flash Gordon. O Conan. O adaptar las novelas de ciencia ficción de la saga “Dune” de Frank Herbert. Ya he hecho terror y lo que los gringos llaman Dark Fantasy, me gustaría trabajar con ciencia ficción o incluso con superhéroes, aunque este género ya no me vuela tanto la cabeza como antes, no porque las capas y antifaces no tengan potencial para buenas historias, sino porque el respetar la continuidad, un universo tan grande y con tantos años, te limita un poco la libertad como artista”.

 

Volvamos a “Locke&Key”. Por qué crees que la serie a sido tan bien recepcionada por lectores y críticos. Se dice que hoy es la mejor serie regular de cómic comercial que se publica hoy en EE UU, he incluso el trabajo narrativo ha sido comparado con “Watchmen”, una de las vacas sagradas del género.

“Creo que tiene la gracia de ser una historia en un marco llamativo y muy entretenido de magia e intriga, pero que en el fondo lidia con conflictos profundamente humanos y universales, como enfrentar el duelo (como persona y como familia) o el doloroso proceso de maduración que lleva de la niñez a la adultez. Tratando estos temas se han construido personajes tan asombrosamente vívidos, que se hace muy difícil ser indiferente a la historia y sus tem
as. Es de los pocos cómics que sostiene su fortaleza en la capacidad de conmover. No sé si seremos los mejores o estaremos a la altura de “Watchmen” pero en el minuto que leí el primer guión, me di cuenta de inmediato que teníamos algo muy especial y original entre manos. Y no original por el tema o premisa, que abordan varios tópicos que han sido planteados en otras obras, sino por el tratamiento que Joe (Hill) hizo de los personajes, como te dije, el gran motor de esta serie”.

 

Proyectos en Chile o para Chile.

“Me encantaría hacer algo acá, pero por ahora se ve difícil. Es una meta que tengo presente y espero cumplir en algún momento.  Me encantaría hacer algo de autor, considerando que sobre todo en los últimos años se ha ido cimentando una generación de nuevos escritores de ficción, muchos de ellos cercanos al mundo del cómic, con los que sería muy interesante trabajar. Ya veremos que va surgiendo a futuro…”

 

Hoy ya no estás solo. Tu editorial en EE UU ha contratado en los últimos años un pequeño batallón de artistas chilenos para seguir tus pasos. ¿Te sientes el embajador de esta exportación no tradicional?

“Jaja… No sé, tal vez. Es curioso este fenómeno, pero no creo que se deba a mí, cada uno de estos colegas se sacó la cresta para lograr su meta. No pienso que los editores gringos hayan encontrado un “estilo chileno” como algunos se han adelantado, pero conociendo el trabajo de Alan Robinson, Nelson Daniel, Kote Carvajal o Alfredo Rodríguez (mis colegas ahora compañeros de editorial), lo que sí puedo asegurar es que lo que encuentran en ellos no sólo es calidad estética y técnica, sino también seriedad y rigor laboral, y responsabilidad con los plazos. Los gringos valoran profesionales que concentren todas estas virtudes laborales, y buscan, en la medida de lo posible, seguirles confiando nuevos proyectos. Creo, en ese sentido, que el aporte de estas personas sienta un valioso referente para las nuevas generaciones de artistas chilenos. Y creo que la labor de concientización que se hace a través de organizaciones como NGI, que con el apoyo de ProChile que hoy reúne a casi todos los historietistas chilenos, o las conferencias de orientación hacia el mundo del cómic que hacen colosos locales como Gonzalo Martínez, tienen mucho que ver con este fenómeno de apertura a nuevas oportunidades.  Acá o desde acá se pueden hacer grandes cosas, sólo hay que sudar harto. Y eso es más relevante que el talento que se tenga”.

 

El trabajo de Gabriel Rodríguez en www.gr.cl y en http://gabrielrodriguez.deviantart.com/

 

(*) Francisco Ortega, bloguero de El Dínamo, periodista, escritor y guionista. Trabaja de editor de no ficción, asesor de contenidos, colaborador de revistas como Rolling Stone y VIVE y guionista para varias productoras y canales. Es autor de dos novelas y cuentos seleccionadas en diversas antologías. Acaba de publicar el “libro colectivo” CHIL3 y para el 2011 anuncia dos novelas gráficas. Existe en blogger como www.fortegaverso.cl.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día