Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
5 motivos para recordar a Lady Di a 15 años de su muerte 5 motivos para recordar a Lady Di a 15 años de su muerte

Este 31 de agosto se cumplirán 15 años del trágico accidente en que falleció uno de los personajes más masivos y queridos de la nobleza, Diana Spencer, Lady Diana de Gales, Lady Di para los amigos, "Pequeña Rosa" para Elton Jhon.

POP

5 motivos para recordar a Lady Di a 15 años de su muerte

Por El Dínamo 30 de Agosto de 2012

Su vida distó  bastante de ser un cuento de princesas, pese a ser una, y su muerte terminó de afianzar un cariño sin precedentes en la población mundial que llegó a convertirse en devoción. Hoy muchos de sus “devotos” respiran aliviados de que la pobre, al menos, no estuvo para ver las “gracias” de su retoño Harry que hoy son el festín de la prensa del corazón, la misma que, según se sigue comentado, ayudó a provocar el accidente. Aquí 5 motivos para recordarla como corresponde:

 

1.- El trágico accidente en el interior del  “Puente del Alma” en París

Justo cuando su vida parecía calmarse y la madurez le daba valor para enfrentar los reproches de la familia real y gran parte de la prensa, el auto donde viajaba junto a su pareja Dodi al Fayet, que también fallece, se vuelca en un túnel de París huyendo de los paparazzi que la perseguían a toda velocidad en motocicletas. Tanto el volcamiento del vehículo, como la tardanza en la llegada de las ambulancias, como los intentos por reanimarla en el hospital, están rodeados de un manto de misterio que ha tenido especulando todos estos años a los “Salfate” del mundo y en especial al nuestro.

 

2.- Su imbatible  popularidad

En vida pasó de ser una tímida, desabrida  y “porra” estudiante, a una verdadera diva pop, no sólo por el hecho de transformarse en la princesa consorte, sino que, entre las penurias vividas con el Príncipe Carlos y las tensiones con la familia Winsor, fue aflorando un carisma capaz de conquistar  a los más duros corazones. Se juntó con la farándula de su época, algo impensado para una miembro de la realeza y terminó haciendo mejor política exterior que el Foreign Office en los peores años de la “Dama de Hierro”, Margaret Tatcher. Muchos criticaron en un inicio su “frivolidad”, pero lo cierto es que este carácter cobró todo sentido cuando instaló en la agenda pública causas humanitarias que hasta antes ningún “personero” se le había siquiera ocurrido mencionar como la ayuda a los enfermos, de SIDA, la desactivación de minas antipersonales, o la asistencia a enfermos de lepra. Así la podíamos ver tanto con la Madre Teresa de Calcuta, o  Nelson Mandela, como  con Michael Jackson, o Mick Jagger. La Reina Isabel II, muy a regañadientes, tuvo que aceptar que su nuera y enemiga, había logrado lo que nadie: acercar a la realeza a los ciudadanos de a pie.

 

3.- Fashion princes

Hoy nadie discute que Diana impuso moda, generado un reinado paralelo que le dio frescura y soltura a la rígida etiqueta  monacal.  Su influencia continua hasta hoy, tanto en las alfombras rojas, como en el estilo “out doors” de las celebridades. También era normal verla vestida con pantalones y camisas en su día a día o cuando acudía a reuniones de trabajo con las diferentes organizaciones solidarias con las que trabajaba. Incluso se atrevió a  usar una corbata con un traje de chaqueta masculino, algo a lo que pocas princesas europeas se atreverían.  Combinó vestidos de diseñadores de primera línea con las impresionantes joyas de la Familia Real Británica a las que dio un aire moderno e innovador. Todavía muchos recuerdan  el impresionante vestido negro corto, con los hombros al descubierto y escote en forma de corazón que lució en un acto la misma noche que su todavía marido, Carlos de Inglaterra, admitía en la televisión su infidelidad con Camilla Parker. Dejó claro quién era la “Princesa del pueblo” con ese espectacular modelo combinado con unagargantilla de perlas, que era una de sus favoritas.

 

4.-  Madre de sus hijos

Muchos creen que, de estar viva Diana,  el Príncipe Harry no aparecería en las portadas desnudo protagonizando orgías,  o borracho y disfrazado de nazi. Fue una madre cercana y acogedora que compensó las ausencias del Príncipe Carlos hasta donde pudo. Hoy muchos registros dan cuenta cómo protegía a sus “cachorros” de los paparazzi y cómo inventaba espacios para compartir con ellos. Fue el gran fantasma en la boda del Príncipe Guillermo, su hijo mayor, y la mayoría de los ingleses afirman que hubiera aprobado a Kate Middleton como nuera, quien dicho sea de paso, sigue su camino, aunque le falta un poco más de “barrio”, todavía.

 

5.- El Funeral

Sin ser ya la princesa consorte y emparejada con el heredero de un comerciante árabe, recibió honores de Estado en su funeral. La Reina Isabel II, a regañadientes, tuvo que hacerle un homenaje público en cadena nacional. Todo el mundo conocía la mutua animadversión entre la Reina y Diana y por lo mismo, “el pueblo” no hubiese tolerado  ninguneo alguno hacia su mártir.  “Nobleza obliga”, afirman los más cercanos a la familia real, pero ciertamente  el “gesto” de la Reina le trajo importantes réditos de popularidad a la Casa Real, bastante vilipendiada y cuestionada en contraposición al cariño expresado a Diana. Lo cierto es que Diana, donde sea que se haya ido, debe haber esbozado una de sus suspicaces sonrisas al ver al mundo y, sobre todo a su ex suegra, a sus pies.

 

 

 

 

 

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día