Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
20 años de Automatic For The People 20 años de Automatic For The People

Este domingo, ya se cumplen 20 años desde esto. Y en retrospectiva, la banda puede haber sacado trabajos iguales o mejor logrados, pero se encargaron de no repetirse nunca, haciendo de este un álbum único. Uno de esos que pasará a la historia dentro del enorme legado de este gran grupo.

POP

20 años de Automatic For The People

Por 6 de Octubre de 2012

Durante sus 30 años de carrera musical, R.E.M. siempre fue una banda atípica. En 1987 consiguieron su primer hit con “The One I Love” una canción demasiado oscura como para sonar en las radios. Cerraron un trato discográfico con la poderosa Warner pero siguieron siendo considerados una banda de culto, admirados por todo el circuito alternativo. Luego, el 91’ consiguieron otro mega hit con una canción llevada por el sonido de una mandolina. Pero el movimiento más corajudo en la historia de la banda llegaría un año después. Específicamente el 07 de octubre de 1992.

El lanzamiento de “Automatic For the People” significó una gran vuelta de tuerca para el grupo. No sólo en base a sí mismos, si no que en dirección opuesta a lo que hacía la escena musical mundial. El 91’ fue el año de la consolidación del rock noventero, con el grunge de Nirvana y Pearl Jam, el trash de Metallica, el funk de Red Hot Chili Peppers, y los sonidos electrónicos de U2. Pero R.E.M. esperó un año para lanzar su propia obra maestra, con música acústica, lenta y reflexiva.

“Automatic…” es el álbum más emotivo, sincero y melancólico de R.E.M. El grupo ya había coqueteado con la música acústica en “Out Of Time”, pero fue realmente aquí donde dominaron la técnica, dejando atrás las frenéticas y animadas melodías de los 80’. Desencantados con los gobiernos de Reagan y Bush, más la propia auto conciencia sobre la pérdida de la juventud y la añoranza del pasado, el grupo compuso sus canciones más sombrías hasta esa fecha (y hasta hoy) dándole todo un significado musical a la palabra “catarsis”.

“Drive” la pieza que abre el LP, es la perfecta representación del disco. Los arpegios lentos de Peter Buck que sirven como base a la voz con eco de Michael Stipe, que canta una letra que evoca un aire de desolación e imágenes desérticas. Una guitarra eléctrica en el peak de la canción que se entrelaza con la sección de cuerdas dirigidas por el bajista de Led Zeppelin, John Paul Jones, le entrega múltiples capas sonoras al tema, una tónica del álbum.

En su mayoría este es un trabajo de baladas. “Try Not To Breathe” es una animada melodía que contrasta con su letra sobre el suicidio. “Sweetness Follows” es una de esas piezas maestras del disco, cuyas múltiples texturas en base a guitarra, un cello y un órgano dan lugar a una hermosa melancolía. Y es imposible no mencionar la balada más conocida de este álbum, “Everybody Hurts”, probablemente la letra más directa compuesta por Stipe. Dentro de los momentos tristes que otorga este trabajo, el grupo se asegura de también mostrar un lado esperanzador.

Para entregar dinamismo, dos canciones se salen de esta lógica acústica y apelan a un rock más tradicional: La agresiva “Ignoreland”, una fuerte canción de protesta contra los gobiernos republicanos y la sociedad que los respalda, y “Man On The Moon”, un homenaje del grupo al comediante Andy Kauffman.

El disco se desarrolla con una sutileza envidiable e hipnótica, que deja lo mejor para el final, con dos canciones que entran fácilmente en el top 10 del catálogo del grupo: “Nightswimming” que se construye exclusivamente con el bajista Mike Mills pasándose al piano y la voz de Stipe, en un himno de libertad y añoranza juvenil. El otro es “Find the River” un cierre que termina el proceso de catarsis, con una declaración de optimismo frente al futuro.

“Automatic For The People” es realmente un álbum anti 90’s y las corrientes musicales de la época. Por eso es tan irónico que sea uno de los mejores discos de esa década. El trabajo marca un antes y un después en la carrera de R.E.M. Es claramente un punto de maduración, de cuatro personas enfrentando su crisis de los 30 años, y siguiendo adelante tras haber desnudado sus sentimientos. El grupo cambiaría de sonido radicalmente para sus siguientes trabajos. Este fue el último álbum donde repasaron sus raíces sureñas, para luego abrazar el rock de guitarras de la época.

Este domingo, ya se cumplen 20 años desde esto. Y en retrospectiva, la banda puede haber sacado trabajos iguales o mejor logrados, pero se encargaron de no repetirse nunca, haciendo de este un álbum único.  Uno de esos que pasará a la historia dentro del enorme legado de este gran grupo.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día