Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Linkin Park recargó las baterías del Rock in Río Lisboa con su sonido oscuro

La banda cautivó a una audiencia plagada de personas que rondaban entre los 20 y los 30 años, una generación que vio nacer y crecer a la banda durante la década iniciada en el año 2000.


POP

31 de mayo, 2014

Autor:

/ EFE / EFE

Los estadounidenses Linkin Park no decepcionaron al público y sacaron su mejor repertorio para recargar las baterías de los asistentes en la tercera jornada del Rock in Río en Lisboa.

Con cerca de veinte años de carrera, los californianos continuaron por la senda del rock en una jornada de resaca después del gran concierto del jueves de los legendarios Rolling Stones.

Los “Linkin” tomaron el relevo de sus “Satánicas Majestades” y cautivaron con su sonido oscuro a una audiencia plagada de personas que rondaban entre los 20 y los 30 años, una generación que vio nacer y crecer a la banda durante la década iniciada en el año 2000.

Chester Bennington, el líder del grupo, se ganó con una buena puesta en escena a los miles de espectadores en una jornada en la que los californianos estuvieron precedidos por sus compatriotas de Queens of the Stone Age y por los brasileños Capital Inicial en el escenario Palco Mundo.

Los estadounidenses acudían al Rock in Río en Lisboa por tercera ocasión y fueron recibidos con los brazos abiertos por un público bastante animado que había previamente demandado a la organización la presencia de Linkin Park a través de las redes sociales.

Tras un impresionante despliegue pirotécnico, los hombres de Bennington saltaron al escenario para abrir con “Guilty all the same”, una explosiva canción que hizo saltar y cantar a los espectadores.

Bennington gritó, corrió por el escenario y conectó con un público que cantó con él sus temas más clásicos, aunque también hubo espacio para las canciones más nuevas y menos conocidas del grupo.

Mike Shinoda, el otro vocalista de Linkin Park, rapeaba en algunas canciones y en otros aporreaba su guitarra para generar un rock oscuro plagado de “samples” electrónicos, una de las características del grupo estadounidense.

La audiencia seguía enfervorizada cada una de las notas de la banda y enloqueció cuando a mitad del concierto los de California interpretaron “Numb”, todo un himno de su extensa discografía.

Fue entonces cuando “Mr. Hahn”, el DJ y tecladista del grupo, apretó las teclas de su piano para disparar las primeras notas de la emblemática “In the end”, un tema de su primer álbum con el que alcanzaron el reconocimiento internacional.

La banda enlazó el éxito con la desgarradora “Faint”, una mezcla de rap y rock pesado que define perfectamente aquel género nacido en los 90 conocido como “nu metal” y del que Linkin Park son fieles representantes.

Después de hacer creer al público que se iban con una salida ficticia durante algunos minutos, los “Linkin” volvieron con más fuerza y estuvieron acompañados por el DJ Steve Aoki, que en 2013 grabó con ellos la canción “A Light That Never Comes”.

La voz de Bennington se desgarraba a cada chillido de la trágica “What I’ve done”, un tema que coreó el público y puso fin al concierto con la apoteósica “Bleed it out”, que derrochó energía y rabia en cada “riff” de guitarra.

Comenta esta noticia