Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Activistas pro-Palestina piden a Joaquín Sabina que anule su nuevo concierto en Tel Aviv

En un comunicado acusan al cantante español de acudir en calidad de padrino del nuevo disco de la israelí Noa, "fiel defensora del Estado de Israel".


POP

22 de junio, 2014

Autor:

/joaquinsabina.net /joaquinsabina.net

La Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina (Rescop) ha expresado su “sorpresa” ante el nuevo concierto que Joaquín Sabina dará el próximo 24 de junio en Tel Aviv para apoyar el nuevo disco de la cantante israelí Noa.

“Joaquín Sabina ha decidido mirar para otro lado de forma descarada”, asegura esta organización pro-Palestina en un comunicado y acusa al cantante de ignorar el llamado internacional “al boicot y desinversión” que lanzaron más de cinco mil personas hace dos años, cuando el español actuó junto con Joan Manuel Serrat en la misma ciudad en su gira “Dos pájaros contraatacan”.

Según estos activistas, a esta nueva cita con Tel Aviv el cantante acude en calidad de padrino del nuevo disco de la israelí Noa, “fiel defensora del Estado de Israel y sus políticas de normalización de la ocupación”.

El concierto, aseguran, coincide con “un momento crítico”, tras el asesinato de cuatro jóvenes palestinos y “la ola de detenciones en toda Cisjordania, que se acerca a las 400 personas, en una nueva escalada de violencia impulsada por Israel”.

Además, Rescop recuerda que este momento coincide con el décimo aniversario de la sentencia del Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, el próximo 9 de julio, en la que se exige el desmantelamiento del muro de anexión “y apartheid” construido por Israel en territorio palestino.

Una sentencia que, “lejos de ser cumplida, ha sido ignorada, ya que el muro va camino de superar los 700 kilómetros”.

Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina cantaron el 22 de junio de 2012 por primera vez en Tel Aviv, en un concierto en el que no hicieron mención alguna al conflicto con los palestinos y que tuvo lugar tras rechazar ambos las presiones de ONG y activistas para cancelarlo.

Los artistas españoles entusiasmaron entonces a un público de unas 6.000 personas, en su mayoría israelíes de origen latinoamericano, que les siguen desde hace décadas y que nunca, hasta hace dos años, habían podido verlos en directo.

Comenta esta noticia