Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Se aburrió: el duro descargo de Renee Zellweger por críticas a sus cirugías

La actriz publicó una columna en el Huffington Post donde criticó a la prensa que publicó su cambio tras las cirugías estéticas a las que se sometió.


POP

6 de agosto, 2016

Autor:

renee

Renee Zellweger se aburrió de la prensa sensacionalista. Así lo dejó en claro en una columna publicada en el Huffington Post donde apuntó a los medios tras las múltiples críticas que surgieron tras las múltiples cirugías estéticas a las que se sometió en el último tiempo y que demostraron el cambio que sufrió.

Bajo el título “Podemos hacerlo mejor”, la protagonista de Bridget Jones sostuvo que “en nuestra actual cultura de transparencia no solicitada, ropa sucia televisada, pareciera que el valor de mantener la privacidad es una cualidad sospechosa”, en alusión a que nunca contó “la verdad” sobre las cirugías a las que se sometió.

Pese a las críticas que surgieron tras la noticia en octubre de 2014, a la actriz le preocupó el manifiesto de los nuevos valores que rigen a las mujeres hoy en día. “No es un secreto que el valor de las mujeres fuera medido historicamente por su apariencia”, señaló. “Muy flaca, muy gorda, envejecida, mejor morocha, con celulitis, un estiramiento facial escandaloso, gordita o embarazada. Feos zapatos, feos pies, fea sonrisa, feas manos, feo vestido, fea carcajada”.

“El mensaje resultante es problemático para las generaciones jóvenes y las mentes impresionables”, señaló, para después agregar que eso puede tener consecuencias en los “prejuicios, conformidad, igualdad, propia aceptación, bullying y salud”.

“Los juicios y la mala información no son inofensivos. Si saturan nuestra cultura, perpetúa un cruel e imprudente doble estándar, baja el nivel del discurso social y político, estandariza la crueldad como una norma social, e inunda a la gente con información que no interesa”, indicó.

Antes de concluir, afirmó que “quizás debamos debatir más acerca de por qué vemos de compartir colectivamente un apetito de ser testigos de personas humilladas por ataques por su apariencia y cómo impacta en generaciones más jóvenes. Quizás podamos debatir más sobre nuestros muchos desafíos sociales y cómo podemos hacerlo mejor”.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia