Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Fernando Paulsen: “El mensaje con la salida de Bofill es ‘lo intentamos pero pastelero a tus pasteles'”

El ex panelista de Tolerancia Cero analiza lo ocurrido en la ex señal católica y la polémica degradación que sufrió Bofill en el canal, además del proceso de reestructuración en que se encuentran.


POP

7 de octubre, 2016

Autor:

a_uno_050147

Este jueves hubo un verdadero terremoto en la plana ejecutiva de Canal 13. El hasta ayer director ejecutivo de la estación, Cristián Bofill, fue removido de su cargo y trasladado a un cargo menor que ya había ocupado en 2013: director de prensa. El remezón también fue para Enrique Mujica (pasó de director de Prensa a subdirector) y la salida de otros dos gerentes.

Lo anterior es parte de una reestructuración que viene realizando el canal, que también significó la salida de Jaime de Aguirre del cargo de director de programación el viernes pasado, tras sólo cinco meses al mando. Además, en los pasillos se escuchan versiones de un despido masivo que afectaría a los trabajadores a fines de octubre.

Ante esto, el periodista Fernando Paulsen -hoy retirado de los medios- analiza lo ocurrido en la ex señal católica y la polémica degradación que sufrió Bofill en el canal.

“El mensaje que se da con la salida de Bofill es ‘lo intentamos pero pastelero a tus pasteles’“, explica Paulsen. “Tengo una muy buena opinión profesional de Cristián, pero lo pusieron a hacer algo que no sabía hacer muy bien y me da la sensación de que ahora están corrigiendo un error, poniéndolo a hacer algo que sabe hacer y no a manejar un canal. Es un ‘revirtamos’ el proceso”, dice.

Sobre la decisión de -al mismo tiempo- degradar a Enrique Mujica de la Dirección de Prensa a la Subdirección, Paulsen asegura que es aún más “delicado” pero que es una decisión personal y que “cada uno sabe cuál es su nivel de aguante. Ellos trabajan juntos desde hace mucho tiempo desde Copesa y actúa como un tándem con Bofill”.

En ese sentido, Paulsen no descarta que pueda haber más movimientos en los próximos días. “Tengo la impresión de que Bofill no debe estar muy contento con esto, porque no es sólo un cambio de cargo sino que además impacta a la imagen profesional. Lo positivo, al menos, es que va a hacer algo que sabe hacer muy bien: periodismo, no televisión”, dice.

Los cambios en C13

“Jaime era una amenaza indirecta en el canal para personas que estaban en posiciones superiores sin experiencia en televisión, como René Cortázar y Bofill. Si a los ejecutivos no se les ocurre cómo hacer reflotar un canal, de más arriba pueden recurrir a otros que sí sepan de TV y estén más abajo en la línea de mando. Ellos dos no deben haber estado muy contentos con la llegada de De Aguirre porque puede haber sido una amenaza para sus cargos“, explica Paulsen.

En esa línea, el ex panelista de Tolerancia Cero asegura que la salida de Jaime de Aguirre es “escandalosa” porque en cinco meses no puedes hacer prácticamente nada que se vea reflejado en pantalla, sino que sólo administrar decisiones pasadas. Por eso, “la razón de su salida no es televisiva, sino que muy subjetiva”, explica. “No creo que su salida haya tenido que ver con una decisión única de Andrónico Luksic -propietario del canal- sin haber consultado con Cortázar o con Bofill“, agrega.

Desde este jueves, Alejandra Pérez es la nueva directora ejecutiva de Canal 13. Fue subdirectora de la estación, además de gerenta de Comunicaciones. Anteriormente, fue asesora cercana en ministerios durante la era Michelle Bachelet en su primera administración, donde fue muy cercana al propio Cortázar, que era secretario de Estado.

“Ellos tienen un vínculo muy fuerte. En términos de correlación de fuerzas esto es un triunfo para Cortázar, el presidente del directorio, y un golpe para el staff de los entendidos en televisión, porque se insiste en la tesis de que no hay que tener a alguien que sepa de televisión al mando, sino que una persona confiable y que no necesariamente vaya a inventar la rueda”, cuestiona Paulsen. “Puede que tenga las competencias necesarias, pero ya pasó con Bofill y pagó el pato”, agrega.

Sobre los rumores de despidos masivos que habría a fines de octubre en el canal, Paulsen asegura que C13 puede seguir funcionando perfectamente porque se sostiene. “En una empresa moderna, el principal ítem es minimizar la fuerza laboral. Si externalizas los productos, compras más material en el extranjero, usas menos estudios de los que tienes, disminuyes las pérdidas como control de daños”, explica el periodista.

Sin embargo, “haciendo eso no tienes ninguna posibilidad de ganar en rating o de tener mayor audiencia, no vas a ser el número uno, porque necesitas conectar con la gente y hacer productos de calidad”, asegura.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia