Síguenos en Facebook X
El Dínamo

“La extinción de los coleópteros”: de Temuco con horror

El Dínamo conversó con el autor del libro que pareciera que se trata de uno de cuentos, pero a poco andar del segundo relato te das cuenta de que todo está conectado, y bien siniestramente.


POP

21 de octubre, 2016

Autor:

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-13-36-39

Algo debe tener Temuco, porque Neruda se adjudicaba su nacimiento artístico allí, aun cuando los libros de Historia lo sitúan en Parral.

Entre días lluviosos y el calor de las estufas, la ciudad sureña se emplaza como capital del mundo; al menos, “La extinción de los coleópteros” perfila a la capital de la Región de La Araucanía de esa manera. Un lugar de secretos, familias siniestras y tradiciones difíciles de desarraigar; de eso, El Dínamo conversó con Diego Vargas Gaete, abogado devenido escritor.

La aproximación de Vargas a la literatura vino desde pequeño, aprovechando la amplia biblioteca de su hogar. “En mi casa había un feeling por la lectura. Al final, me doy cuenta de que (ser escritor) es lo mejor que puedo hacer: si me dedicara a un deporte, sería muy malo“, explica, dando la sensación de que las letras lo acompañan todo el día en forma de creación, pero el autor también se acerca a ellas desde la enseñanza.

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-13-36-57

El formato taller es uno que al escritor de “La extinción…” le acomoda, principalmente por su transversalidad. “He hecho talleres para niños en Peñalolén, con chicas de 6 años que escribían microcuentos, y he trabajado con adultos mayores de 90 años. La misión del taller es sacar la literatura de un pedestal, dejarla muy cercana”, comenta desde su experiencia como instructor, pero también él mismo se ha sometido al escrutinio de sus compañeros, junto a quienes pule sus obras y tiene un primer atisbo de cómo éstas serán recibidas.

Si bien “La extinción de los coleópteros” no es su primera obra, sí es la inicial en el mundo de las grandes editoriales. A simple leída, pareciera que se trata de un libro de cuentos, pero a poco andar del segundo relato te das cuenta de que todo está conectado, y bien siniestramente.

“La extinción…” es un viaje literal en el tiempo que parte en la actualidad, en un cuarto de lavado, para luego centrar la atención en Temuco, hogar de una poderosa familia alemana que funda un colegio a mediados del Siglo XX. Un secreto bien macabro persigue a los Kunz, quienes son expuestos por un periodista que recurre a métodos poco ortodoxos para revelar la verdad en un libro-dentro-del-libro. Y no estamos contando ni un cuarto de lo que ocurre en el trabajo de Diego Vargas.

Los hechos narrados parecen retazos de una tela que se volvió a juntar gracias a la magia de la costura. El peligro con los coleópteros es que es fácil perderse entre las líneas, que narran el episodio de la familia alemana, misivas entre una estadounidense y un desesperado profesor de Derecho, el inception de libros y diversas alusiones a lobos e insectos. El lector que se enfrente a la obra de Vargas Gaete no puede bajar nunca la guardia. Quizás por eso es que Vargas no acepta el comentario de algunos que implica que escribir de forma fragmentada es simplificar las cosas.

“Pienso en un lector ideal que tiene mucho de exigencia, bien tirano y caprichoso, que es como he sido yo cuando leo“, advierte el escritor, cuyo libro ya fue traducido al francés, editado en Argentina y en conversaciones para versionarlo al polaco.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia