Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Bares, cafés y librerías: los planes para darle otra “vida nocturna” a la Plaza de Armas

La remodelación del sector estaría lista a fines de este año, con un completo cambio de cara del kilómetro 0.


D-Ciudad

25 de julio, 2014

Autor:

pokemon

A fines de 2014, el sector de la Plaza de Armas en Santiago cambiará rotundamente. O al menos ésa es la apuesta del municipio liderado por Carolina Tohá, que inició este año un proceso de remodelación tanto de la explanada como de los edificios contiguos a ella.

El objetivo es dotar a la zona de una intensa vida nocturna y cultural, siendo una fórmula para terminar con los fantasmas de la delincuencia y el comercio sexual que ha caracterizado y catalogado al sector como el “punto negro” de la comuna. Tras 14 años desde la última remodelación, el municipio ha invertido un poco más de 1.800 millones de pesos. Para esta metamorfosis, la autoridad ha tenido que intervenir los edificios que rodean la plaza.

La recuperación del Portal Bulnes, por ejemplo, incluyó el controvertido desalojo del “Pasaje de las Carteras” que habitaba el lugar hace varias décadas, para transformarlo en un paseo peatonal luego de realizar una renovación de sus muros, la instalación de una nueva iluminación y la recuperación del piso original de piedra. Desde hace un mes, los 22 comerciantes fueron relocalizados en el pasaje Irene Ariztía (por calle San Antonio), con una inversión de 170 millones de pesos.

Destino similar vivirá el Portal Fernández Concha, aunque con un origen y finalidad distinta. A diferencia del Portal Bulnes, éste pertenece a un privado, particularmente al Grupo Matte a través de una de sus filiales de Bice Corp. El municipio ahí no tiene atribuciones legales, por lo que la apuesta es generar un proyecto en conjunto con los propietarios, orientando a cambiar el giro de los locales comerciales que allí son arrendados.

Según explican en la municipalidad, la idea es que allí comiencen a funcionar bares, restoranes, cafés y librerías, y que lo hagan hasta un horario mayor del que comúnmente lo hace el comercio del sector, incentivando a que se modifique el tipo de personas que circula durante la noche por el centro de Santiago.

Cambio de cara

La restauración de la Plaza de Armas y sus alrededores tiene como principal objetivo rescatar el valor histórico y cultural del casco histórico de la capital, a la vez que permita erradicar la delincuencia, el comercio sexual (incluso infantil) y el tráfico de drogas que se intensifica durante la noche.

Para ello, el plan incluye un aumento en la vigilancia policial las 24 horas del día y supervisión a través de una mayor cantidad de cámaras en distintos puntos de la plaza. De la misma forma, se incorporará un nuevo sistema de luminarias con tecnología LED en la explanada y en las calles aledañas. Mismo tipo de iluminación tendrán las fachadas de todos los edificios de alrededor para resaltar las características propias de los inmuebles patrimoniales.

La Plaza de Armas también será “iluminada” con WiFi, poniéndose al nivel de centros urbanos de capitales como Madrid o Nueva York que ofrecen internet gratuito a los ciudadanos.

Las calles Merced y Monjitas a la altura de la plaza estarán cerradas por unas semanas, mientras son adoquinadas. El objetivo es darles el aspecto que tuvieron originalmente, disminuir la anchura de las calles para evitar el aumento de de circulación de vehículos particulares y limitar la cantidad de recorridos del Transantiago que pasan por calle Merced y Monjitas.

La idea, explican, es “integrar la Plaza al entorno” patrimonial que se busca rescatar, una de las políticas en que más se ha empeñado Carolina Tohá en su administración. Para ello habrá un reforzamiento de masa arbónea, nuevo mobiliario y espacios creados para los pintores y ajedrecistas.

Comenta esta noticia