Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Nueve cosas que le ocurren a un extranjero cuando viene a vivir a Chile, según una turista estadounidense

Desde la histórica dificultad para que forasteros entiendan nuestro castellano, hasta los altísimos números para comprar un schop, una mujer menciona 9 puntos que te ayudarán a adaptarte a nuestro país.


D-Ciudad

6 de septiembre, 2016

Autor:

A_UNO_255396

Tanto que nos quejamos los chilenos de nuestro país. En la época en la que el presunto financiamiento irregular de la política y la desconfianza en los dirigentes acaparan los titulares de la prensa nacional, es bueno darse u minuto para pensar en cómo es nuestro país percibido por las personas que se mudan acá.

A continuación está una columna de una estadounidense, Meaghan Beatley, quien describe a Matador Network las 9 cosas que le van a pasar a una persona extranjera si se muda a Chile. Revisa una traducción de esta acertada descripción.

Churrasco_01

1.-Erigirás altares a los dioses de la palta y dependiendo de tu religión, te encontrarás prendiendo cirios / cantando suavemente / desplumando pichones en el honor a la persona que pensó primero en usarlo en hot dogs (completos) y diversas hamburguesas (o churrascos). Las deliciosas paltas cultivadas en casa son tan caras que tienen su propia página de fanáticos en Facebook (en serio, búscala). Asediado por el frenesí de la palta, te podrías encontrar tentado a complementar opciones poco ortodoxas –chocolate, Reese’s (dulces de chocolate con mantequilla de maní), calcetines –con esta dulce sustancia verde. Proceda con cuidado.

Pan_Batido_en_Viña_del_Mar

2.- El pan, lenta pero seguramente, comenzará a reemplazar todos los otros grupos alimenticios, hasta que tu propia pirámide alimenticia sea una amalgama de marraquetas, hallulas y colizas. Consumidos usualmente en el desayuno junto con palta (ver el punto uno), así como también es un fiel acompañante en el almuerzo, en la cena y en la once (equivalente al tentempié británico), su invasiva presencia en tu vida eventualmente se manifestará en la expansión de tu zona media.

nazgul-charge

3.- El ver a la policía montada galopando hacia ti en una intersección mayor ya no te va a dar un tremendo susto. Pese a que inicialmente te evocara imágenes de los espectros del Anillo (Nazgûl o jinetes negros) atacando a Frodo, pronto te acostumbrarás a estos encumbrados encargados de hacer cumplir la ley de tal manera, que en una noche, cuando intentes parar un taxi, uno de ellos se acercará a tu costado –supuestamente para velar por tu seguridad- y procederá a preguntarte tu teléfono, lo que contestarás poniendo tus ojos en blanco e intercambiando una mirada cómplice con el corcel.

3636921252_711bcf3085_b

4.- Como mujer, dominaras tu “rostro inexpresivo” (a falta de una mejor traducción de “resting bitch face”) cuando de tanto en tanto recibas claras invitaciones a “fugarse” y/o fornicar con algún transeúnte masculino.

2304560559_1690568527

5.- Sin importar cuán despótica haya sido tu educación en la correcta pronunciación del Español, abandonarás el rigor académico traicionando así a tu acento, y comenzarás a sonar como un camionero chileno. Los chilenos son conocidos por botar las “D’s” y las “S’s”, así como también por su habla empapada de chilenismos, palabras y expresiones exclusivamente usadas en Chile, las que son espetadas a un ritmo incomprensiblemente rápido. Como un no-latino, prepárate para transformarte en el objeto de risa de otros países de habla castellana: básicamente serás el equivalente a un suizo aterrizando en Estados Unidos, hablando inglés con un acento bengalí.

A_UNO_018814

6.- Te aguantarás las lágrimas las primeras veces que te pidan que escupas valores monetarios en los miles por una simple cerveza o por un paquete de collets (¿Pensabas que se habían extinguido después de los ‘90s? murieron y fueron al cono sur).

alpaca-1576980_960_720

7.- Creyéndote ya un nativo, comprarás un suéter de lana de alpaca –el que tiene el tren de almas de llama bailando sobre tu pecho- sólo para darte cuenta de que ninguno de los locales será sorprendido usándolo… muy de turista. Pese a todo, se volverá un ítem usual de tu tenida de invierno, básicamente tu segunda piel, tal y como te traicionaste a ti mismo al negarte a sacártelo alguna vez, y con esto, negándote a lavarlo.

A_UNO_246542

8.- Te convencerás de que aprendiste a manejar los terremotos, una mortal mezcla de helado de piña, y joven vino fermentado (pipeño). Esto nunca será real, ya que te descubrirás (nuevamente) debatiendo al borde de lo ininteligible sobre si acaso el aterrizaje lunar tuvo lugar en un estudio de Hollywood, u otros patrones de bares.

A_UNO_671773

9.- Después de soñar con las legendarias playas del país, te sumergirás en sus burbujeantes aguas sólo para darte cuenta de sus temperaturas subárticas, que sólo pueden ser cómodas para las ballenas beluga y otros mamíferos marítimos (el Nº2 te ayudará en esta búsqueda). Menos mal que siempre están Los Andes.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia