Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Carolina Urrejola revela su maternidad basada en el apego

"Antes, socioculturalmente no era un tema el apego temprano o el hecho de que la madre pudiera tener un control de lo que pasaría en el parto. Son cosas sobre las que se ha empezado a tomar conciencia en el último tiempo", explicó la periodista de Canal 13.


Mujer

5 de mayo, 2014

Autor:

/ AgenciaUno / AgenciaUno

Carolina Urrejola prepara su retorno a Canal 13 cuando acabe su posnatal. La periodista y conductora de Teletarde volverá a fines de este mes y brindó una entrevista a la revista Mujer de La Tercera, donde se refirió a toda la experiencia que ha obtenido en su segundo parto.

El artículo informa que seguirá amamantando a su hijo Tomás el tiempo que sea necesario y dice que no le importa estar con unos kilos de más mientras tanto, porque preocuparse de eso sería ceder ante una presión social que no comparte.

Sobre las diferencias en el primer y segundo parto, explicó que “fue súper distinto, en términos de que hoy hay más conocimiento respecto de cómo es el ideal de la llegada al mundo de una guagua. Antes, socioculturalmente no era un tema el apego temprano o el hecho de que la madre pudiera tener un control de lo que pasaría en el parto. Son cosas sobre las que se ha empezado a tomar conciencia en el último tiempo, entonces fue gratificante aplicar esos conocimientos y sentirme más a cargo del parto”.

Además, recomendó el uso de un fular. “Muchas veces las guaguas se quedan en las cunas o en coches, y cuando son tan chicos lo que de verdad necesitan es el cuerpo de la madre. Este fular cumple un poco con lo que siempre han hecho las culturas indígenas, y nos permite replicar a nosotras esa costumbre ancestral de sociedades donde las guaguas lloran menos, tienen menos cólicos y en las que, finalmente, son más felices (…) Lo uso mucho más que el coche. Cuando salgo, pongo a la guagua en su sillita de auto y llevo el fular en la cartera, lo saco, me lo pongo, hago lo que tengo que hacer con él (con Tomás amarrado a su pecho) y es superpráctico. A las guaguas les encanta”, explica.

También ahondó en las experiencias que ha sumado en este proceso. “Esas tincadas de la guata que te dicen ‘esto es lo mejor para la guagua’ en este tipo de crianza son las que mandan. Los pediatras están cada vez más conscientes de que -en última instancia- quien más sabe es la madre, y yo creo que cada vez son menos los consejeros que hablan como desde afuera, sin respetar el proceso íntimo de una mamá con su guagua. Ahora es más respetada la intuición y eso es clave; me ha funcionado mucho”

“Cuando nació Tomás había gente que me decía ‘mándalo un ratito a neonatología; ahí lo cuidan y así tú puedes dormir’, pero yo he dormido tanto en mi vida que en realidad en ese momento lo único que quería era no dormir”, concluyó.

Comenta esta noticia