Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Estadio

Periodista que más sabe de Bielsa: "es grave que parta"

Por 18 de Noviembre de 2010

“Se va Marcelo Bielsa con números contundentes. Una clasificación a la segunda fase de la Copa del Mundo, con dos victorias en la cita mayor sobre Honduras y Suiza. Algo inédito para el fútbol chileno desde 1962. También se registra el primer triunfo por los puntos frente a Argentina y la inédita igualdad en el marco de una eliminatoria mundialista con Uruguay, sumando además los festejos en Lima, Asunción y Medellín. El saldo pudo ser mayor si en Salvador de Bahía se hubiera concretado la hazaña con Brasil, cuando se acarició la gloria. En el epílogo anotamos el 2-0 sobre los uruguayos, cuartos en Sudáfrica 2010, con todas sus figuras. Un rival al que Chile no superaba desde 1996.

 

Cifras irrefutables, que permiten dimensionar el enorme éxito que tuvo el argentino al mando de la selección nacional. En cualquier análisis sería el dato relevante. No en este caso. Lo que hizo el rosarino fue mucho más profundo. Luego de una espiral que condujo a fracasos mayúsculos y a una galopante decadencia, logró detener la caída y recuperar la dignidad de vestir la camiseta de la selección chilena. En el ya lejano invierno de 1993, César Luis Menotti pasó por Santiago y dejó algunas sentencias. Eran tiempos de confusión en el fútbol local y el campeón del mundo de 1978 planteó que la tarea inicial para cualquier combinado nacional era ganarse el respeto. Una frase que casi dos décadas después no pierde vigencia.

 

Porque en la mirada larga, esa que supera el tiempo y la anécdota del resultado inmediato, Bielsa rescató los valores fundamentales de este juego. Supo convencer a través de una metodología de trabajo ya probada, eficiente, que no permite dudas ni claudicaciones, a un grupo de futbolistas jóvenes que buscaban un líder capaz de conducir su talento.

 

Es cierto que encontró una generación privilegiada, que en su mayoría participó de los mundiales Sub 20 de 2005 y 2007, con el tercer lugar incluido. Pero en la década pasada hubo jugadores de enormes condiciones, que terminaron naufragando porque no encontraron el sostén necesario para afrontar la dureza de la alta competencia.

 

Después de participar en los mundiales Sub 17 de Japón y Egipto, en los Sub 20 de Qatar y Argentina, con la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, la lógica indicaba que la Roja pudiera ser protagonista, por ejemplo, de Alemania 2006. Todos sabemos que tocamos fondo. No hubo un Bielsa para ese momento. Por eso es tan grave que parta. Un entrenador de su nivel mejora por definición al entorno. Ahí está el desafío de esta hora. En ser capaces de elegir al hombre que pueda sostener un proyecto que nos hizo mirar de igual a igual a todos los rivales. Y eso sí que es difícil”.

 

(*) Danilo Díaz: periodista, UDP, Premio Nacional de Periodismo 2009. Editor de directvsports.net y de la sección deportes de la revista ACCESS de DIRECTV. Comentarista de radio Agricultura y columnista del diario La Tercera. Jurado del Balón de Oro de la revista France Football.

Tags

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día