Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Estadio

U. Católica suma su décima corona

Por 5 de Diciembre de 2010

Universidad Católica derrotó este domingo por 5-0 Everton, en el Estadio San Carlos de Apoquindo, consiguiendo su décima corona en el fútbol chileno y de paso condenó al cuadro viñamarino al descenso a la Segunda División.
El duelo resultó muy disparejo, con el elenco cruzado muy enchufado en pos de buscar la victoria (le servía el empate) que le diera el título y en cambio los ‘oro y cielo’ sintieron la responsabilidad de buscar los tres puntos para soñar con la salvación y terminaron plasmando una actuación que no alcanzó para olvidar los errores cometidos durante la temporada.

 

El elenco universitario comenzó dominando de arranque y ya a los tres minutos se puso en ventaja con tanto de Fernando Meneses, con zapatazo de fuera del área, pero con clara responsabilidad del meta Sebastián Pérez, inexplicablemente adelantado y con una reacción apenas tímida.

 

Luego, a los 27′, el zaguero Marcos González sentenció la lucha al aprovechar un rebote y ganarle la posición a Alex Von Schwedler, empujando el balón al fondo de la red. Apenas iniciado el complemento, el otro central, Adán Vergara (48′), puso la tercera cifra, al desviar un centro de Jonathan Botinelli.
El resto del partido resultó de trámite conocido, con la UC circulando el balón monótonamente y con los dirigidos de Diego Osella sin ideas para generar juego y crear peligro en el arco de un tranquillo Cristopher Toselli, que pocas veces detuvo balones de riesgo.

 

En el tramo final los 14.808 espectadores controlados se dedicaron a gozar con cantos y con los goles postreros del joven Felipe Gutiérrez (76′) y otra vez de Fernando Meneses (81′). Un logro que contó con mano indiscutida del técnico argentino Juan Antonio Pizzi, aunque Marco Antonio Figueroa también fue parte importante en el inicio del certamen.

 

Universidad Católica alcanzó de este modo su décimo título nacional, luego de los conseguidos en 1949, 1954, 1961, 1966, 1984, 1987, en el Apertura 1997, Apertura 2002 y Clausura 2005, donde el único sobreviviente es el volante Jorge Ormeño, aquella vez bajo la conducción de Jorge Pellicer.
Everton, por su lado, terminó la temporada en el 17° y penúltimo lugar con 34 unidades, sobre 102 disponibles, con apenas un 33% de rendimiento, donde gran parte de la campaña fue realizada por Nelson Acosta, que los sacó campeones en el Apertura 2008, pero que este año cosechó una siembra que terminaría de la peor manera, regresando a Primera B.

 

Un claro fracaso para el club viñamarino, que como sociedad anónima invirtió en una planilla millonaria, que no sólo no consiguió los objetivos, sino que les dejó en una categoría donde no estaban desde 2003.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día