Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
La “regla de las 5 horas” que utiliza Bill Gates para hacer su rutina laboral más productiva La “regla de las 5 horas” que utiliza Bill Gates para hacer su rutina laboral más productiva

El empresario fundador de Microsoft ya era multimillonario a los 30 años. Mark Zuckerberg también sigue esta técnica.

Innovación

La “regla de las 5 horas” que utiliza Bill Gates para hacer su rutina laboral más productiva

Por 25 de Abril de 2017

El miércoles 5 de abril la Cámara de Diputados se pronunció respecto de la admisibilidad del proyecto que impulsa la diputada PC Camila Vallejo, para reducir de 45 a 40 las horas laborales a la semana.

Inicialmente se planteó que podría ser inadmisible e incluso inconstitucional, ya que busca que las remuneraciones no se vean afectadas. En todo caso, finalmente la cámara baja se pronunció y determinó que la iniciativa de la ex dirigente estudiantil resulta admisible, esto, después de justamente discutir el tema vinculado a las remuneraciones.

Las discusiones entre políticos, líderes de opinión y la ciudadanía en general giran entorno a la productividad del trabajador chileno, entre otras cosas. Muchos en sus argumentos relacionaron el nivel de productividad con el número de tareas realizadas durante las horas de oficina: entre más se abarca, mejor. Pero esto no es así.

Muchos empresarios, entre ellos Bill Gates y Mark Elliot Zuckerberg, siguen la llamada “ley de las 5 horas”, impulsada por Benjamin Franklin. ¿En qué consiste? Esta práctica sostiene que hay que llevar una rutina más tranquila, en la que al menos tengamos una hora al día durante la semana laboral para reflexionar o aprender algo nuevo.

Benjamin Franklin decía lo siguiente:

1 Levantarse por la mañana muy temprano y leer y escribir.
2 Escribir una serie de objetivos personales y evaluar continuamente si se está cerca de lograrlos.
3 Crear un club para personas similares a nosotros para intentar influir en la sociedad y mejorar el mundo.
4 Convertir las ideas en experimentos.
5 Tener momentos de reflexión por las mañanas y por las tardes.

Daba igual que las jornadas de Franklin fueran agotadoras: siempre cumplía escrupulosamente con la regla de las 5 horas. Y no le fue nada mal: es considerado como uno de los inventores más importantes de la historia.

Para poder llevarla a cabo, es necesario tener un tiempo libre en nuestro día, pero sin forzarlo, ya que esto último nos llevará a un estrés innecesario, además de convertirlo en un rutina desagradable.

Una vez liberado ese tiempo, la clave estaría en estos cinco puntos:

1 Planificar el tiempo de aprendizaje: saber lo que queremos aprender y especificar los objetivos (me gustaría saber programar una aplicación de móvil antes de diciembre).

2 Practicar: de una manera honesta, sabiendo que debemos mejorar y nunca quedándonos solo en los que ya sabemos.

3 Meditar: hay que dedicar unos minutos al día para reflexionar sobre lo que estamos aprendiendo y hacernos preguntas a nosotros mismos. Así dispararemos la creatividad. También puede servir charlar con un colega o una persona que también esté aprendiendo o sea un experto en lo que nosotros estemos intentando mejorar.

4 Guardar tiempo para aprender: leer, estudiar, practicar, dialogar, discutir, asistir a clases… Siempre hay que dejar un huevo al día para estas actividades y respetarlo.

5 Resolver los problemas según surgen y hacer experimentos: nada de procrastinar. Mejor acabar con un contratiempo cuando todavía es pequeño que dejarlo estar y se convierta en un tema mucho más grave. Y si tenemos alguna teoría, mejor demostrarla que dejarla olvidada en un cajón. Esas prácticas pueden convertirse en ideas de negocio.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día