Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Las dudas y contradicciones de las cuatro denuncias de abuso sexual que pesan sobre Assange Las dudas y contradicciones de las cuatro denuncias de abuso sexual que pesan sobre Assange

Dos de las cuatro mujeres que acusan hoy al fundador de Wikileaks tuvieron sexo consentido con él. Revisa acá los detalles del caso que desató una controversia diplomática entre Reino Unido y Ecuador.

Mundo

Las dudas y contradicciones de las cuatro denuncias de abuso sexual que pesan sobre Assange

Por 22 de Agosto de 2012

El fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, refugiado desde hace dos meses en la Embajada ecuatoriana en Londres para evitar ser extraditado a Suecia, es sospechoso en este último país de cuatro delitos sexuales.

Ecuador estudia acudir a la ONU o a la Corte Internacional de La Haya para resolver el caso, afirmó el martes en Guayaquil el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, defendiendo el derecho a dar asilo a Assange, que teme ser enviado de Suecia a EEUU, donde podría afrontar un juicio militar por la información confidencial difundida por el WikiLeaks.

Los presuntos delitos afectan a dos mujeres con las que había mantenido relaciones sexuales consentidas, y fueron cometidos entre el 13 y el 18 de agosto de 2010, cuando estaba de visita en Suecia.

El principal es el de violación “en grado menor” de la joven SW (Sofia Welin), mientras dormía y con el agravante de que el sexo fue realizado sin preservativo, según la declaración de ésta recogida en la investigación preliminar de la Fiscalía sueca.

Assange es sospechoso además de otros tres delitos contra AA (Anna Ardin): uno de coerción ilegal la noche del 13 al 14 por retenerla contra su voluntad usando la fuerza; y dos de acoso sexual esa misma noche y la del 18 por tener sexo sin preservativo, según la denuncia.

La violación está castigada con penas de entre dos y seis años de cárcel, mientras que los otros delitos son penados con una multa o con prisión de hasta dos años, según las leyes suecas.

Las dudas

El “caso Assange” ha estado rodeado por la polémica, por los hechos y por el comportamiento de las denunciantes y la Fiscalía.

Assange, que niega las acusaciones, viajó a Estocolmo invitado por varias organizaciones, como el colectivo cristiano del Partido Socialdemócrata sueco, cuya portavoz es Anna Ardin, que ejerció de jefa de prensa de Assange esos días y lo acogió además en su casa.

El fundador de WikiLeaks pronunció una conferencia para este colectivo el 14 de agosto, y allí conoció a Welin, que se había acreditado como fotógrafa para cubrir el evento.

Dos días después, viajaron en tren a la casa de Welin en Enköping, al oeste de Estocolmo, y allí pasaron la noche juntos.

Las dos jóvenes, que se habían conocido unos días antes, deciden acudir a una comisaría del centro de Estocolmo el día 20 y presentan una denuncia por violación y por acoso sexual.

Pero varios detalles de la denuncia plantean interrogantes, sobre todo los relacionados con Ardin.

Si había sido acosada por Assange el día 13, por qué vivió con ella una semana más y por qué escribió en su cuenta de Twitter que iba a ir con él a una fiesta al día siguiente o que era “asombroso” estar con la “gente más cool del mundo” dos días después.

Los mensajes fueron borrados por Ardin tras presentar la denuncia, pero quedaron guardados en el “caché” de Google, un mecanismo de almacenamiento de información en internet.

Varios medios suecos han insinuado que Ardin pudo actuar por despecho tras recibir el día 18 una llamada de Welin a su casa y descubrir que Assange mantenía relaciones sexuales con otra joven.

En su blog, cerrado tras la denuncia, Ardin había colgado lo que llamaba la “perfecta estrategia” para vengarse un hombre “infiel”, lo que unido a su condición de “feminista radical”, asumida por ella misma, podría alimentar esa hipótesis.

Ardin, que ejerce como periodista en el “Gotlands Folkblad”, mantiene desde hace años vínculos con grupos anticastristas, lo que ha hecho surgir acusaciones por supuestos contactos con la CIA.

El proceso judicial no ha sido menos polémico: el día que se presentó la denuncia, la fiscal de guardia ordenó la detención en ausencia de Assange, una noticia que fue filtrada a las pocas horas a un diario sueco y que ella misma confirmó al periodista.

Menos de un día después, la fiscal jefe, Eva Finné, canceló la orden de arresto y limitó la investigación a un caso de acoso; pero una semana más tarde, la fiscal superior, Marianne Ny, reabrió el caso de violación sin explicar los motivos de su decisión.

Luego ordenó la detención de Assange, que ya se encontraba fuera de Suecia, y emitió una orden de arresto europea.

Tras varias apelaciones que sólo sirvieron para limitar a cuatro los delitos y rebajar el de violación a “grado menor”, Assange fue detenido en Londres por la policía británica en diciembre de 2010.

En Gran Bretaña comenzó entonces un largo proceso judicial que culminó el pasado 14 de junio, cuando el Supremo británico rechazó su último recurso y reafirmó la extradición a Suecia.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día