Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
México: Tribunal avala triunfo de Peña Nieto, pero izquierda no acepta la derrota México: Tribunal avala triunfo de Peña Nieto, pero izquierda no acepta la derrota

Durante una sesión pública, los siete magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) expresaron argumentos coincidentes a favor de declarar válidos los comicios presidenciales del 1 de julio, los terceros en México resueltos en instancias jurisdiccionales.

Mundo

México: Tribunal avala triunfo de Peña Nieto, pero izquierda no acepta la derrota

Por 31 de Agosto de 2012

El Tribunal Electoral mexicano validó hoy por unanimidad la victoria de Enrique Peña Nieto, quien el próximo 1 de diciembre asumirá las riendas del país pese a la oposición del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien llamó a la desobediencia civil.

Durante una sesión pública, los siete magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) expresaron argumentos coincidentes a favor de declarar válidos los comicios presidenciales del 1 de julio, los terceros en México resueltos en instancias jurisdiccionales.

El presidente del alto tribunal, Alejandro Luna Ramos, sostuvo que procedía “expedir la constancia de mayoría y validez” a Peña Nieto como mandatario electo, tras casi dos horas de exposición de argumentos.

La victoria del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) se fundamentó en que recibió 19.158.592 votos, un 38,2 % de todos los emitidos, por delante de los 15.848.827 (31,6 %) que respaldaron a López Obrador.

La diferencia registrada en unas elecciones que calificaron como “auténticas” y regidas por los principios de “certeza, equidad, imparcialidad, objetividad y transparencia” fue de 6,6 puntos porcentuales, equivalentes a 3.309.765 votos.

“Ahora corresponde al ganador de los comicios no perder de vista que asumirá el mandato de gobernar para todos”, recordó en la sesión Luna Ramos.

El magistrado presidente fue enfático en señalar que la resolución se basaba “exclusivamente en la Constitución y en la ley”, y que era ajena a cualquier tipo de consideraciones y cálculos políticos.

Por su parte, la magistrada María del Carmen Alanís reconoció que hubo problemas pero que fueron resueltos “adecuadamente” y celebró que el proceso se completara “sin violencia”.

Otro de los magistrados, Manuel González, dijo que “la elección fue libre y auténtica porque fue competitiva”, y que la resolución final era “inatacable”.

El fallo abrió paso a la entrega a Peña Nieto de la constancia oficial como presidente electo en una ceremonia celebrada esta tarde en las instalaciones del TEPJF, ubicada en el sur de la capital mexicana.

En su primer mensaje como mandatario electo destacó el trabajo de ese órgano, que “garantizó la legalidad del proceso electoral”, y pidió a los partidos dejar de lado las diferencias y construir acuerdos para realizar “transformaciones de fondo” que el país necesita.

El político, que vestía traje negro y corbata verde, dijo a sus adversarios que tras intensos meses de campaña ahora lo que corresponde es “enfrentar juntos todos los grandes desafíos del país”.

“Es el momento de iniciar una nueva etapa de trabajo corresponsable y de unidad”, afirmó solo unas horas después de que el líder de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, desconociera su triunfo y llamara a la desobediencia civil.

Y es que López Obrador vio hoy truncado su segundo intento por llegar a la Presidencia, tras derrumbarse su pretensión de que la elección fuera invalidada.

La coalición que lo postuló, el Movimiento Progresista, alegó que se violó el artículo 41 de la Constitución, y que el PRI compró millones de votos que favorecieron a Peña Nieto.

“No puedo aceptar el fallo del Tribunal Electoral” porque “las elecciones no fueron ni limpias, ni libres, ni auténticas”, aseguró el dirigente, quien sostuvo que no reconocerá “un poder ilegítimo surgido de la compra del voto y de otras violaciones graves a la Constitución y a las leyes”.

El político anunció una campaña de “desobediencia civil” que comenzará el próximo 9 de septiembre con una concentración de sus seguidores en el Zócalo de Ciudad de México, el bastión de la izquierda en este país.

“Actuar de otra manera implicaría traicionar a millones de mexicanos que luchan contra la simulación, la farsa, y a favor de un cambio verdadero”, agregó López Obrador, quien ya perdió una presidencial en 2006 en instancias jurídicas.

Sin mencionar al líder de la izquierda, Peña Nieto exhortó hoy a los políticos a actuar de manera “responsable, madura y civilizada” por el bien de la nación.

“Vamos juntos por las reformas que México necesita, que no se imponga la visión de nadie, sino el interés de la nación”, insistió y anunció que en los próximos días dará a conocer su equipo de transición.

La transición comenzará formalmente la próxima semana con una reunión entre el mandatario Felipe Calderón y Peña Nieto, según acordaron hoy en una conversación telefónica.

Peña Nieto asumirá el 1 de diciembre la jefatura de Estado por un periodo de seis años en una ceremonia que se llevará a cabo en el Congreso y que marcará el regreso del PRI al poder, después de que en 2000 perdiera las elecciones frente al conservador Partido Acción Nacional (PAN) tras 71 años de Gobierno ininterrumpido.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día