Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Comienza juicio contra periodista argentina por caso de secuestro y abusos

En noviembre de 2012, Sonia Molina denunció que había estado cautiva por 3 meses en la casa de la profesional Estefanía Heit y su pareja, el pastor evangélico Julio Olivera.


Mundo

12 de mayo, 2014

Autor:

/ lanacion.com / lanacion.com

Una periodista argentina y su esposo, un presunto pastor evangélico, se sientan desde hoy en el banquillo de los acusados por mantener cautiva a una mujer durante tres meses en su casa de la localidad bonaerense de Coronel Suárez.

La periodista Estefanía Heit (29) está imputada por los delitos de “reducción a la servidumbre, lesiones graves y estafas“, mientras que su marido, el presunto pastor Jesús Olivera (28), está acusado por los mismos cargos más el de “abuso sexual“.

En noviembre de 2012, Sonia Molina (33) denunció que acababa de escapar de la casa de la periodista y su pareja, donde había estado cautiva durante tres meses.

En su declaración en la primera jornada del juicio, Molina sostuvo que fue abusada “tantas veces” que no recuerda la primera y que los sometimientos eran “abusos carnales, oral y anal”.

También añadió que la periodista le dio “polenta con alimento para perros” como comida y que Olivera la obligó a ingerir “excremento de perro”.

El proceso que juzgará a Heit y su marido comenzó en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Bahía Blanca integrado por los jueces Mario Lindor Burgos, Hugo de Rosa y Elena Baquedano.

Entre 80 y 100 testigos propuestos por las partes prestarán declaración ante el tribunal en audiencias diarias hasta el 20 de mayo, fecha fijada para terminar el debate.

Según relató en su denuncia, Molina fue privada de su libertad el 12 de noviembre de 2012 y retenida durante tres meses en los que llegó a pesar 45 kilos, sufrió quemaduras y lesiones y le fueron arrebatados sus bienes.

La defensa de los acusados rechazó la existencia de abusos y subrayó las “contradicciones de la propia víctima” basándose en reportes periodísticos que reflejan distintas versiones de la víctima.

Comenta esta noticia