Síguenos en Facebook X
El Dínamo

[Fotos] A 70 años del ‘Día D’: La UE y EE.UU conmemoran aniversario del desembarco en Normandía

Las intervenciones del timonel de la Unión Europea, Herman Van Rompuy, el presidente galo, François Hollande y su símil norteamericano, Barack Obama, estuvieron marcadas por llamados a la paz y el recuerdo de la lucha de los integrantes de las tropas aliadas.

Mundo

6 de junio, 2014

Autor:

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, destacó este viernes que la Unión Europea (UE) se asienta sobre el principio de que “nunca debemos volver a poner en riesgo la paz”, con motivo de la conmemoración del 70 aniversario del Desembarco de Normandía.

“Al rendir homenaje a la extraordinaria valentía de las tropas aliadas que lucharon en las playas de Normandía y más allá para liberar a nuestro continente, los europeos reafirman también un principio fundamental de nuestra Unión: que nunca más debemos permitir que se ponga en riesgo la paz en nuestro territorio”, afirmó Van Rompuy.

Van Rompuy aseguró que “el ‘día D’ marcó un punto de inflexión en la historia de la Europa moderna y en su camino hacia la paz y la libertad”, en referencia al 6 de junio de 1944, fecha elegida para la operación aliada que supuso el principio del fin de la II Guerra Mundial.

El presidente del Consejo Europeo, la institución comunitaria que reúne a todos los líderes de los países miembros de la Unión Europea, acudió hoy a la ceremonia realizada en una suerte de tribuna ubicada en la playa gala de Omaha, donde hace siete décadas tuvo lugar una de las primeras batallas del Día D.

A su turno, el dueño de casa Francois Hollande, afirmó que Europa y el resto de aliados mantienen todavía el deber y la obligación de preservar la paz. “Todavía tenemos el deber de hacer progresar los pueblos de Europa, de reforzar el rol de Naciones Unidas, de defender por todas partes los derechos humanos”, dijo.

Asimismo destacó que que la batalla contra la que debe lucharse en la actualidad “se llama terrorismo, pero también crisis humanitaria, arreglo del sistema financiero o miseria”.

En los actos conmemorativos también participaron diecinueve jefes de Estado, entre ellos el presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el mandatario electo de Ucrania, Petró Poroshenko, quienes conversaron de manera informal en el acto.

También llegaron hasta Normandía la canciller alemana, Angela Merkel; la reina Isabel II de Inglaterra y el Premier David Cameron y el presidente estadounidense, Barack Obama, y entre otros.

El Desembarco de Normandía fue una operación clave de la ofensiva que dio la victoria a los aliados frente a los nazis, que por aquel entonces habían ocupado buena parte de Europa, incluida Francia.

Uniendo generaciones o la mirada de Obama

En su intervención, realizada junto a la del mandatario galo desde el cementerio de Colleville, el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quiso unir el espíritu de los hombres que el 6 de junio de 1944 se lanzaron a la playa de Omaha Beach para liberar Europa de la Alemania nazi, y a los hombres y mujeres que tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 se alistaron a las fuerzas armadas de Estados Unidos para luchar en Irak y Afganistán, consigna El País.

Obama conectó este viernes a la llamada “gran generación”, que derrotó a Hitler y después regresó para levantar el país en la mayor era de prosperidad de la historia, con los muchachos y muchachas que ahora regresa de guerras menos heroicas y en un país con perspectivas económicas inciertas.

En 1944 se llamaban Colwell, Kulkowitz o Merritt, por citar los nombres de algunos veteranos que Obama mencionó en su discurso en Omaha Beach. Ahora se llaman Melvin Cedillo-Martín —nacido en Honduras, nacionalizado norteamericano, alistado a un ejército que le llevó a Irak y Afganistán paracaidista— o Jannise Rodríguez, apellidos que reflejan el rostro cambiante de este país y de sus militares.

“Los de esta generación, la generación de los miembros del servicio militar del 11-S, también sintieron que algo les empujaba, respondieron a una llamada, dijeron: ‘Yo voy’”, dijo el mandatario en un ceremonia junto al presidente François Hollande. “Ellos también decidieron servir una causa más grande que ellos mismos. Muchos, incluso al saber que les mandarían donde a los lugares más peligrosos. Y durante más de una década, han resistido despliegue tras despliegue”.

Además Obama celebró en su discurso la amistad francoamericana. “Gracias, especialmente, por la generosidad que ustedes han mostrado a quienes han venido aquí durante generaciones, a estas playas, a este lugar sagrado de descanso para 9.387 americanos”, dijo. Luego trazó un relato vivo de aquel “día más largo”, cuando decenas de miles de norteamericanos, británicos, canadienses y soldados de otros países participaron en la mayor invasión aliada de la historia.

A finales de 1944, la II Guerra Mundial había causado la muerte a 54.000 alemanes, 24.000 estadounidenses, 20.000 anglo-canadienses y 20.000 franceses, de un total de 600.000 víctimas, entre fallecidos, heridos y desaparecidos, según datos del Elíseo, la sede de la presidencia gala.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia