Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Gaza: una población en estado de sitio

La intensidad de los bombardeos - un promedio de 10 por hora- hace prácticamente imposible que los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) realicen sus actividades médicas regulares.


Mundo

16 de julio, 2014

Autor:

/ EFE / EFE

La intensidad de los bombardeos de la operación militar israelí ‘Marco protector’ hace que sea extremadamente peligroso moverse en Gaza tanto para la población como para los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF). A día de hoy, los hospitales de Gaza están logrando hacer frente a la afluencia de heridos que llegan. Sin embargo, la nueva crisis está agravando un sistema de salud ya frágil, fuertemente afectado por la escasez crónica y las deficiencias estructurales.

Un promedio de 10 bombardeos por hora hace que sea prácticamente imposible que los equipos de MSF puedan continuar con sus actividades médicas regulares y trasladarse para evaluar dónde se encuentran las necesidades más urgentes. Sólo en dos días se han producido más ataques que en los ocho días de la operación militar Pilar de Defensa de 2012.

Para Nicolas Palarus, coordinador del proyecto de MSF en Gaza, “con sólo cinco a ocho horas de electricidad por día, la escasez de agua y la dificultad para conseguir suministros básicos, la vida cotidiana de la población es como vivir en estado de sitio“. Las calles de Gaza están completamente vacías y la gente sólo sale de sus hogares en caso de una necesidad urgente.

Las autoridades sanitarias han informado ya de más de 165 muertos, entre ellos 36 niños, y más de 1200 heridos. La noche del sábado, el bombardeo de una casa mató a 21 personas de una misma familia.

“En los primeros días, las personas recibían un SMS para advertirles de que un ataque a su edificio era inminente. Pero hoy en día, esto no parece suceder de forma sistemática “, señala Palarus.

El jueves, doce pacientes que viven cerca de la clínica de cuidados post-operatorios de MSF fueron capaces de trasladarse para recibir tratamiento. Pero la mayoría de los pacientes que regularmente acuden a la clínica viven en el sur de la Franja de Gaza, y los equipos de MSF no han sido capaces de llegar a ellos. Varias estructuras de salud, incluyendo el Hospital Europeo, han sido dañadas por los ataques cercanos.

El jueves, 150 casas fueron destruidas y la tubería de suministro de agua del “campo de Shati” fue dañada por una huelga en las inmediaciones. Las 900 personas que perdieron todas sus pertenencias están siendo alojadas por sus familias y amigos.

Debido a la escasez de combustible, sólo el 50% de las ambulancias son capaces de circular. MSF está en contacto diario con las autoridades locales de salud y ha visitado dos hospitales; el hospital Al Shifa, en la ciudad de Gaza y en el hospital de Khan Younis, en el sur de la franja de Gaza.

“Incluso antes, los hospitales de Gaza sufrían de escasez crónica de medicamentos y material médico. Así que esta crisis está debilitando un sistema que ya era precario”, advierte Nicolas Palarus.

Los equipos de MSF han recibido autorización para donar suministros médicos de emergencia para el Hospital Nasser. En el hospital Shifa, el viernes los funcionarios de salud informaron a los equipos de MSF que la situación aún era manejable a pesar de algunas carencias de medicamentos.

Aunque la mayoría de los pacientes hospitalizados hasta el momento no han sufrido lesiones graves, el número de heridos graves está aumentando. Las necesidades más urgentes se encuentran actualmente en las salas de emergencia, y están aumentando en las unidades de cuidados intensivos y en los quirófanos.

El paso fronterizo de Rafah, entre la Franja de Gaza y Egipto, ha sido abierto en ocasiones y por razones muy específicas. El jueves, sólo once pacientes fueron trasladados a Egipto, y otros cuatro pacientes cruzaron el sábado. Parece que sólo aquellas personas que tengan un pasaporte internacional están autorizadas para cruzar la frontera. Un equipo de médicos procedentes de diferentes países árabes está esperando para entrar en Gaza, sin éxito hasta ahora.

Es indispensable para los heridos y los enfermos que necesitan ser evacuados que puedan ser capaces de hacerlo a través de los cruces fronterizos de Rafah y Erez, y que se permita a los equipos médicos y convoyes humanitarios entrar. Se trata de una obligación legal de Egipto e Israel, y vital para la población de Gaza “, afirma Tommaso Fabbri.

Comenta esta noticia