Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Cifra de civiles muertos crece sin freno en Gaza, mientras la diplomacia funciona lenta

Alrededor de 330 palestinos, tres cuartas partes de ellos civiles, han muerto en bombardeos en la Franja desde que el pasado 8 de julio comenzó la operación "Margen Protector".


Mundo

19 de julio, 2014

Autor:

/ EFE / EFE

Mientras la cifra de civiles muertos crece sin freno desde que el jueves las tropas israelíes penetraron en Gaza, la diplomacia en busca del ansiado alto al fuego parece volver a rodar, aunque con el ritmo cansino que tantas vidas cuesta.

Una diplomacia que más allá del sufrimiento del pueblo palestino, parece estar librando una partida de ajedrez en el ensangrentado tablero de Gaza, con Israel como martillo y la ONU como convidado de piedra.

Egipto, tradicional mediador y a quien ha recurrido una vez más el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abas, reiteró este sábado que su plan de alto al fuego, aceptado por Israel y rechazado por el movimiento islamista Hamás (que controla la franja) “sigue aún vigente sobre la mesa”.

“Esta iniciativa todavía representa una oportunidad para las dos partes de alcanzar un alto al fuego y detener el derramamiento de sangre”, dijo el jefe de la diplomacia egipcia, Sameh Shukri, tras una reunión en El Cairo con su colega francés, Laurent Fabius.

“Consideramos que incluye las necesidades de las dos partes. Y por eso lo mantenemos. Esperemos que las dos partes lo acepten”, subrayó.

El portavoz de Hamás, Sami Abu Zuhri, contestó de forma expedita: “la iniciativa de Egipto esta muerta. Se está forjando otra a través de otros dos negociadores”, que evitó enunciar.

Muy probablemente, esos dos nuevos actores son Catar y Turquía, dos de los países que buscan acumular influencia regional en la zona, tras el hundimiento de potencias tradicionales por el fracaso de las llamadas primaveras árabes.

En la ofensiva conocida como operación Plomo Fundido (2008-2009) fue la experiencia del derrocado presidente egipcio, Hosni Mubarak, la que pastoreó a Hamas a un alto al fuego, igualmente tras previo baño de sangre.

El actual presidente egipcio, Abdel Fatah Al Sisi, parece estar a punto de perder su primera batalla diplomática regional y parte de la influencia de la que siempre ha disfrutado El Cairo.

Gaza es el cuadrilátero en el que Egipto, Catar y Turquía pelean, mientras Israel juega con todos”, explicó hoy el analista gazatí Naser Elewa.

“La solución a esta guerra llegará cuando Catar y Turquía consigan un acuerdo marco que incluya un nuevo status quo para la Franja”, argumentó.

A esos esfuerzos se unió este sábado el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien viajó a Israel para tratar de convencer a las partes.

Fuentes diplomáticas en Jerusalén aseguran el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, está ya listo, después de que la incursión terrestre haya fortalecido su posición frente a la derecha más dura y el número de objetivos alcanzados se pueda presentar como una victoria sin grandes bajas.

Abu Zuhri, por su parte, aseguró este sábado que el resto de las milicias están unidas en torno a Hamás y que seguirán los pasos de éste.

En el plano bélico, la artillería, la aviación y la marina de guerra israelí siguieron hoy con su intenso castigo a la Franja, tras una de las noches más cruentas y demoledoras de los doce días de ofensiva bélica, en la que murieron más de una treintena de personas.

Con estas nuevas muertes, son ya cerca de 330 los palestinos (tres cuartas partes de ellos civiles) que han muerto en bombardeos en la Franja desde que el pasado 8 de julio comenzó la operación “Margen Protector”.

Además, dos soldados israelíes perdieron la vida en combates con milicianos cerca de la frontera, lo que eleva a tres las bajas militares de Israel después de que el jueves muriera un comandante por “fuego amigo de artillería”.

En un comunicado, el portavoz castrense confirmó la batalla y aseguró que desde que comenzó la operación terrestre ha matado a unos 70 milicianos, 20 de ellos en las últimas 24 horas, y ha apresado a otros trece.

Además, ha destruido “450 objetivos terroristas”, en referencia a los lanzamientos de cohetes y a los túneles que entran en Israel, que dice son su principal preocupación.

A este respecto, las Fuerzas Armadas israelíes aseguraron haber frustrado este sábado un intento de infiltración de un comando a través de uno de estos subterráneos, el segundo desde el inicio de la operación militar.

Las milicias continuaron lanzando decenas de cohetes contra Israel, que esta mañana causaron la muerte de un beduino en la zona del desierto del Neguev.

La ONU, por su parte, volvió a alertar del rápido agravamiento de la crisis humanitaria, después de que la cifra de desplazados internos en Gaza supera los 50.000 y desbordará su previsión.

Comenta esta noticia