Síguenos en Facebook X
El Dínamo

VIDEO | Donald Trump enfrenta acusaciones de tocaciones indebidas por parte de tres mujeres

Ante estas acusaciones y la divulgación de un video donde dice una serie de insultos contra las mujeres, Trump descartó su veracidad.

Mundo

13 de octubre, 2016

Autor:

El periódico The New York Times dio a conocer dos denuncias por abuso sexual en contra del candidato republicano Donald Trump, la primera ocurrida hace tres décadas, la segunda en 2003 y la última en 2005.

Jessica Leeds, que en la actualidad tiene 74 años, relató como hace 30 años el magnate se sentó al lado de ella en la primera clase de un vuelo a Nueva York y acto seguido le manoseó los pechos e intentó meter su mano debajo de la falta.

“Era como un pulpo”, declaró la mujer que debió refugiarse en las últimas filas durante el viaje y que no denunció el hecho “porque en esa época las mujeres de negocios a menudo tenían que soportar esos comportamientos de sus compañeros varones”.

Por su parte, Rachel Crooks contó su mala experiencia con el candidato presidencial en un ascensor de la Trump Tower de Manhattan en 2005.

Al coincidir en el ascensor la joven se le presentó, ya que su empresa tenía negocios con el millonario, ante lo cual “me besó directamente en la boca”.

“Fue muy inapropiado (…). Estaba tan molesta de que él pensara que yo era tan insignificante como para poder hacerme eso”, contó Crooks.

Ante estas acusaciones y la divulgación de un video donde dice una serie de insultos contra las mujeres, Trump descartó su veracidad.

Este segundo episodio habría transcurrido en 2005, el mismo año en el que se grabó el vídeo que ha causado un terremoto en la campaña del candidato republicano a la Casa Blanca al aparecer vertiendo vulgaridades sobre las mujeres.

Pero tras estas denuncias apareció el caso de una tercera víctima, esta vez dada a conocer por Palm Beach Post. Se trata de Mindy McGillivray, quien relató cómo fue manoseada por Trump en un reconocido club social de Florida, donde se encontraba trabajando junto a un fotógrafo, a quien le contó que “¡Donald simplemente me agarró del culo!”.

“De repente sentí como un pequeño empujón”, detalló la mujer, “Creí que era el bolso de la cámara de Ken, ese fue mi primer instinto. Me di vuelta y era Donald. Él esquivó la mirada rápidamente. Volví a darme vuelta y quedé frente a Ray Charles, completamente aturdida”, precisó.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia