Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Crudo relato del fotógrafo que fue testigo del asesinato al embajador ruso en Turquía Crudo relato del fotógrafo que fue testigo del asesinato al embajador ruso en Turquía

Burhan Ozbilici, de la agencia AP, estuvo presente en la galería donde Andrei Karlov fue abatido a tiros por un policía turco a vista y paciencia de los presentes.

Mundo

Crudo relato del fotógrafo que fue testigo del asesinato al embajador ruso en Turquía

Por 20 de Diciembre de 2016

El mundo se vio remecido luego de que durante este lunes, el embajador ruso en Turquía Andrei Karlov, fuera asesinado a sangre reía por Mevlüt Mert Altıntaş, un policía turco que había sido asignado a la custodia del embajador ruso.

El momento exacto del crimen dio la vuelta al mundo. Karlov se encontraba en la inauguración de una exposición fotográfica en Ankara cuando Mert lo abatió a tiros. Posteriormente se puso a gritar frente a los presentes que “¡No olviden Siria! ¡No olviden Alepo! ¡Mientras que no estén seguros, usted no estará seguro! ¡Los responsables de las atrocidades tienen que pagar el precio aquí!”.

Quien estuvo presente en ese momento fue el fotógrafo de la agencia Associated Press, Burhan Ozbilici, quien cubría la pauta cuando todo cambió en un dos por tres.

“El evento parecía de rutina, la apertura de una exhibición de fotografías de Rusia. Así que cuando un hombre vestido con traje y corbata negras sacó un arma, quedé aturdido y pensé que era una puesta en escena. En cambio, era un fríamente calculado asesinato, desarrollándose frente a mí y otros que se lanzaron, aterrados, a cubrirse mientras el esbelto hombre de pelo corto baleaba al embajador ruso.”, contó a la prensa, según dio a conocer el portal Infobae.

Pese al caos y terror que se vivió en el lugar, Ozbilici no dudó en esconderse detrás de una pared y hacer su trabajo: tomar fotografías.

“El cuerpo del embajador yacía en el piso, apenas metros de donde yo me encontraba. No podía ver sangre a su alrededor; creí que le habían disparado por la espalda. Me tomó unos segunos darme cuenta de lo que había pasado: un hombre había muerto frente a mí; una vida había desaparecido frente a mis ojos“, relató, mientras trataba de encontrarle un sentido a lo que acababa de ocurrir.

De esta manera, indicó que “al principio no entendía qué había motivado al tirador. Creí que podría haber sido un militante checheno. Pero la gente después dijo que estaba gritando algo sobre la ciudad siria de Alepo. Así que probablemente estaba enojado con los bombardeos rusos en Alepo destinados a expulsar a los rebeldes opositores al gobierno sirio. Muchos civiles han muerto en esa lucha. También gritó “Allahu akbar”, pero no pude entender el resto de lo que dijo en árabe”.

En cuanto al asesino, afirmó que “estaba nervioso. Caminaba alrededor del cuerpo el embajador, rompiendo algunas de las fotos en la pared. Yo estaba, por supuesto, asustado y sabía del peligro de que el atacante me prestara atención. Pero avancé un poco y saqué una fotografía del hombre mientras intimidaba a su desesperada audiencia cautiva“.

“Yo pensaba: ‘Estoy aquí. Incluso si me disparan y hieren, o si me matan, soy un periodista. Tengo que hacer mi trabajo. Podría salir corriendo sin sacar ninguna foto. Pero no tendría una respuesta si las personas me preguntaran: ‘¿Por qué no tomaste fotos?’. Incluso pensé en mis amigos y colegas que han muerto mientras sacaban fotografías en zonas de conflicto a través de los años”, agregó.

Los guardias lograron sacar a todos quienes se encontraban en la galería para iniciar el procedimiento que terminó con el atacante muerto. El fotógrafo AP no dimensionó lo que había vivido, pero cuando llegó a “editar mis fotos, me sorprendió ver que el tirador estaba parado detrás del embajador mientras hablaba. Como si fuera un amigo, o un guardaespaldas”.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM
Ahora en Portada

Comenta este post