Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Todo lo que se sabe hasta ahora del ataque de EE.UU. en Siria Todo lo que se sabe hasta ahora del ataque de EE.UU. en Siria

Qué países están a favor y en contra, qué podría pasar con el Estado Islámico, cómo queda la relación Rusia y Estados Unidos, y cómo se viene la mano para el futuro.

Mundo

Todo lo que se sabe hasta ahora del ataque de EE.UU. en Siria

Por 7 de Abril de 2017

You’ll see… you’ll see (“ya verán… ya verán”)”. Así contestó el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a un periodista que le preguntaba respecto de la situación en Siria, que incluso antes del brutal ataque con gas sarín, que dejó un elevado saldo de fallecidos –incluyendo niños- ya despertaba las más altas pasiones a nivel diplomático.

“El martes, el dictador sirio Bashar al-Assad lanzó un horrible ataque con armas químicas contra civiles inocentes usando un agente nervioso mortal. Assad sofocó la vida de hombres, mujeres y niños inocentes. Fue una muerte lenta y brutal para muchos. Incluso hermosos bebés fueron cruelmente asesinados en este ataque tan bárbaro. Ningún hijo de Dios debería sufrir tal horror”. Con esas palabras Trump terminaba abruptamente su “luna de miel” con Rusia, país que ha sido el argumento principal para fustigar la administración del magnate, al atribuírsele una muy mal vista cercanía con personeros de la administración de Vladimir Putin.

Fueron 59 misiles Tomahawk, teleguiados desde los buques USS Ross y USS Porter, de los cuales cerca de una veintena impactaron la base aérea siria de Shayrat, lugar en el que analistas de inteligencia estadounidenses están convencidos de que tuvo inicio el mortal ataque con gas.

El lugar atacado, en las cercanías de Homs, estaba la base desde la cual se intentaba mantener a raya al Estado Islámico. El resto de los misiles Tomahawk no se sabe aún dónde fueron a parar. Preliminarmente, esta mañana se informó en múltiples medios internacionales que el ataque dejó 9 fallecidos y otras 9 naves destruidas. Mientras tanto, las víctimas del ataque con gas químico “bienvenían” la ofensiva Trump y “pedían más” según Buzzfeed.

Y es que el ataque del mandatario norteamericano fraccionó nuevamente al mundo en una suerte de división occidente-oriente, ya que la Comunidad Europea, Francia, Alemania, y hace poco Gran Bretaña, apoyaron la iniciativa del magnate –en tanto ataque a objetivos militares-, mientras que la Federación Rusa, tras reponerse de la impresión, calificó el ataque como una agresión a un estado soberano, aliado de su país.

China, que también busca erigirse como líder de ese sector del mundo, a fin de cuentas se cuadró con los países que se manifestaron en contra del ataque, según CNN, misma decisión que tomó Irán. En tanto, Japón y países como Arabia Saudita (muy cercana a la esfera de influencia de Estados Unidos) y Turquía estaban a favor.

Resulta que el país mandatado por Vladimir Putin considera al gobierno de Bashar al-Assad como un factor de relativa estabilidad en una región del mundo que está extremadamente revuelta, con la entrada en acción del autodenominado Estado Islámico (EI). Pese a estar en un indiscutible retroceso, el grupo terrorista continúa controlando múltiples zonas del territorio que asumieron como el inicio de su Califato: la frontera entre Irak y la nación de al-Assad.

El factor de “estabilidad” es gravitante en este tema, ya que el ataque a Siria, citado como este país como una agresión frontal, debilitará a las fuerzas oficialistas, y eso podrá dar margen tanto a los rebeldes opositores al régimen de al-Assad, pero también a grupos extremistas. “Si hay una acción militar, toda la responsabilidad recaerá sobre los que hayan iniciado una empresa tan trágica y dudosa”, declaró el embajador ruso ante Naciones Unidas, Vladimir Safronkov.

Por tanto, es probable que el ataque de Trump posiblemente provocará más problemas que los que ya tienen las fuerzas occidentales –así como también podrá focalizar atentados en personal civil y periodistas provenientes del primer mundo- que están apostadas en ese sector.

Y más encima, como es la política comunicacional del Estado Islámico y los extremistas de estos días, este ataque motivará más llamados de “acción directa”, como los que se pudieron apreciar en Londres hace poco, así como en el Metro en San Petersburgo, por lo que la acción de inteligencia de los países occidentales estará centrada en observar e impedir la radicalización de simpatizantes del mundo musulmán, que podrían terminar convertidos en terroristas o “lobos solitarios”.

Mientras que Rusia anunció que entregará apoyo a Siria, en guerra desde el 2011 según precisa El País, ayudándolos con su infraestructura tras este ataque, de un plumazo Trump aplacó las críticas internas, ya que tanto demócratas como republicanos se cuadraron tras de él, respaldando esta ofensiva. Quizás se parece un tanto a lo que buscó Bush con la Segunda guerra de Irak: unidad nacional y aplacar críticas.

Esta es la verdadera primera muestra de la personalidad del mandatario estadounidense ante este tipo de ataques. El hombre de espectáculos y negocios, que tornó lo impredecible en un estilo, ahora tendrá que ver cómo avanza la situación en el sector. Sin embargo, un irónico tuit, da luces de lo que podría pasar si es que la ofensiva de EE.UU. en Siria se mantiene.

2017: Esta será una campaña de bombardeo de tiempo limitado – 2045: Las tropas de estados unidos finalmente dejarán Siria tras negociar una tregua con los moderados del Estado Islámico“, reza este tuit, burlándose de la postura por la que Estados Unidos es conocido en el mundo, en sus campañas militares en Medio Oriente.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post