Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Nacional

Residuos peligrosos amenazan aguas de Quilicura

Por 21 de Noviembre de 2010

En la comuna de Quilicura, a sólo nueve kilómetros de la Plaza de Armas de Santiago, existe un “cerro” de 5.600.000 metros cúbicos de residuos de diversa procedencia. Esto equivale a 7 Estados Nacionales rebosantes de basura. Durante 18 años, el vertedero Cerros de Renca recibió la basura de 16 comunas del norte de Santiago. Hoy, este montón de desechos pasa inadvertido en la intersección de Américo Vespucio con la ruta 5 Norte, cuando realmente ha podido significar un peligro para los habitantes que viven a su alrededor. ¿La razón?

A sólo 600 metros del vertedero, se encuentra una estación de captación de Aguas Andinas que abastece la comuna. De hecho, Quilicura es una de las pocas comunas de Santiago que capta sus aguas de napas subterráneas. El principal problema, y que ha llevado al ingeniero Francisco Saavedra a una cruzada personal, es que el vertedero Cerros de Renca se creó en 1978 cuando no había legislación que lo regulara. Es decir, durante 18 años el vertedero Cerros de Renca fue un depósito de basura, sin contar con una capa impermeable que no permitiera que los lixiviados tuvieran contacto con los cursos de agua superficiales y subterráneos. Recién en el 2005 se promulgó el Decreto 189, que establece las condiciones sanitarias y de seguridad básicas en los rellenos sanitarios, que exige el uso de la cubierta. El lixiviado es un líquido negro y de olor muy fuerte, que se produce por la degradación de la materia orgánica.  ¿El problema? Uno de sus principales componentes es el arsénico.

En mayo de 2009, la Superintendencia de Servicios Sanitarios solicitó a la empresa Aqua Calidad de Agua Ltda. que realizara un informe de control de calidad de agua potable de la comuna de Quilicura. En los resultados se puede apreciar que de las 184 muestras que se tomaron, 20 presentan niveles de arsénico. Si bien no superan el límite máximo permitido por la norma chilena, correspondiente a  0,5 mg/lt, estudios de la Organización Mundial de la Salud demuestran que el consumo prolongado de agua con arsénico, aunque sea en dosis menores, generarían enfermedades indirectas como afecciones renales, diabetes e hipertensión. 

El alcalde de Quilicura, Juan Carrasco, aseguró a El Dínamo desconocer el estudio y que “si tenemos esa información, yo preferiría chequearlo inmediatamente con el Seremi de Salud para saber si nosotros estamos ante una situación sanitaria grave”. 

Francisco Saavedra, ingeniero en prevención de riesgos y medio ambiente, lleva varios años luchando para que alguna autoridad se haga cargo del estado del vertedero. Constantemente realiza visitas y documenta los avances (o retrocesos) del lugar. Hoy, el ex-vertedero Cerros de Renca cuenta con cuatro piscinas de lixiviación. Sin embargo, Saavedra obtuvo hace un tiempo atrás, una fotografía satelital de 2007 en donde se encontró con que existían 11 de estos depósitos. “Yo creo que esas piscinas las taparon con la misma tierra del vertedero, y eso sería una irresponsabilidad enorme por la posible filtración de los lixiviados a las napas subterráneas”.

Consultado sobre esto, y nuevamente sin conocer esta situación, el alcalde Carrasco aseguró que “hay que hacerle las preguntas a la Seremi de Salud, que es la que inspecciona porque no pueden desaparecer piscinas así como así”. 

 

 

(*) Se adjuntan los resultados del Informe de Análisis de Calidad de Agua Potable de Quilicura, realizado por Aqua Calidad de Agua Ltda.

(**) Se adjunta Informe de la Secretaría de la Organización Mundial de la Salud sobre “Mitigación de los efectos del arsénico presente en las aguas subterráneas”.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día