Síguenos en Facebook X
El Dínamo

La norma que impulsó Iván Fuentes para ayudar a las empresas que lo financiaron

En sus tiempos de dirigente sindical, Fuentes logró introducir un inciso a la Ley de Pesca que terminó beneficiando de manera directa a la empresa que financió sus viajes y su campaña parlamentaria.


Nacional

21 de julio, 2016

Autor:

A_UNO_388576

El 12 de julio pasado, el diputado Iván Fuentes enfrentó los micrófonos de la prensa, luego que Informe Especial mostrara que el dirigente social recibió dineros de empresas pesqueras de Aysén para financiar su campaña para llegar al Congreso.

En dicha oportunidad, Fuentes reconoció que estaba en conocimiento que recibió fondos del empresariado cuando era sindicalista.

“Cuando yo era dirigente social, sí, ahí entró una plata que no corresponde y eso es lo que reconozco, eso es lo que me tiene con mucho dolor. Pero no podía hacer otra cosa, ¿cómo iba a llegar aquí? ¿Cómo iba a decir lo que he dicho? ¿Cómo ustedes iban a ser testigos del mensaje de la periferia que he traído? (…) Fue un error haber recibido lucas para viajar, pero yo tenía que venir”, declaró.

Pero según una investigación de Ciper Chile, lo que Iván Fuentes no contó ante la prensa es que cuando era dirigente sindical realizó un fuerte lobby para introducir una norma a la ahora polémica Ley de Pesca que terminó beneficiando a las empresas que financiaron sus viajes y que después lo ayudaron a llegar a la Cámara de Diputados.

Y es que Fuentes, quien recibió dineros de Federación de Industrias Pesqueras del Sur Austral (FIPES); perteneciente a la familia Del Río, vinculada a la DC y que posee la única planta procesadora y comercializadora de pescado en la zona, pudo incluir un artículo que terminó haciendo que el conglomerado pudiera aumentar su cuota anual del recurso más codiciado de Aysén: la merluza austral.

A_UNO_108224

Durante la discusión parlamentaria, se dispuso que los pescadores no pudieran ceder más del 50% de su cuota total durante tres años seguidos. Pero el ahora diputado DC logró que “la limitación del inciso anterior no regirá respecto de la pesquería de meluza austral y congrio dorado en las regiones X, XI y XII”.

Este inciso hizo que los pescadores artesanales de Aysén pudieran vender hasta el 100% de su cuota a los industriales, lo que permite a Friosur, cabeza de FIPES, comprar “pescado en verde” gracias al traspaso de títulos.

Esta situación hizo que surgieran los llamados “pescadores de papel” o “pescadores de orilla”, personas reconocidas por el Estado que poseen una cuota de pesca por pertenecer a un sindicato, pero que en la realidad no salen a la mar, ya que deciden vender su parte.

Así, otra vez el beneficiado es Friosur, puesto que estos “hombres de mar de papel” venden sus cuotas más baratas que los pescadores que deben capturar y desembarcar la merluza.

Honorino Angulo, presidente de la Asociación Gremial de Organizaciones de Pescadores Artesanales de Puerto Aysén, explicó que los “de orilla” transan su cuota por 650 pesos el kilo de merluza, mientras que los verdaderos pescadores lo hacen por 1.200 pesos.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia