Síguenos en Facebook X
El Dínamo

La defensa de Juan Emilio Cheyre: “Jamás he violado los derechos humanos”

El ex comandante en jefe del Ejército se defendió de las acusaciones que lo sindican como presunto cómplice del fusilamiento de 15 prisioneros políticos durante el paso de la Caravana de la Muerte por el Regimiento Arica de La Serena el 16 de octubre de 1973.


Nacional

24 de julio, 2016

Autor:

cheyre

“Estoy viviendo uno de los momentos más difíciles de mi vida”, son las palabras que utilizó Juan Emilio Cheyre para definir su situación tras haber sido detenido y procesado por el ministro Mario Carroza como presunto cómplice del fusilamiento de 15 prisioneros políticos durante el paso de la Caravana de la Muerte por el Regimiento Arica de La Serena el 16 de octubre de 1973, cuando se desempeñaba como ayudante del jefe del regimiento.

En entrevista con el diario La Tercera, el ex comandante en jefe del Ejército aseguró no tener conocimiento de los asesinatos, explicando que sus labores eran las de “un secretario”.

“No es alguien que planifica o comenta decisiones, no es un asesor del mando. Está en la oficina del lado, lo llaman con un timbre, recibe órdenes. Cuando estás en un espacio abierto, con el comandante hablando con un superior, el ayudante se mantiene a prudente distancia para no escuchar. No es alguien a quien el comandante le cuente cosas o comparta su visión o por qué va a resolver algo”, detalló.

Respecto a la investigación que pesa en su contra, Cheyre atribuye todo esto a una conspiración en su contra.

“Atribuyo todo esto que me está pasando a una confluencia perversa entre dos extremos. Aquí confluyeron dos sectores opuestos. En mi caso, cuando hablan desde el mundo de los derechos humanos lo hacen desde el dolor. Pero también circula en ese ambiente mucha información falsa, basada en invenciones de la gente de Manuel Contreras, de gente vinculada a la Dina. Hay algunos que cuestionan derechamente la transición militar y, por otra parte, hay gente que quiere simbolizar en mí la enorme tragedia que se inició ese 11 de septiembre. Yo comprendo de verdad el dolor de las víctimas de las violaciones a los derechos humanos, lo digo de corazón, lo siento desde que fui consciente de que la profundidad de la fractura era inmensa para las víctimas de los derechos humanos y de que había una ceguera hacia esas familias, especialmente desde el mundo castrense. Por eso, creo que equivocan el flanco y ese es el drama interno que yo y otros estamos sufriendo“, dijo.

En ese sentido, reiteró su inocencia, indicando que “yo no tenía cómo saber las atrocidades que se cometieron ese día. Cada vez que he sido citado he relatado la secuencia en que ocurrieron los hechos. Yo no he sido cómplice, ni participé en violaciones a los derechos humanos, mi único pecado es haber estado allí. Yo soy inocente”.

Consultado por su reacción una vez que se enteró de los fusilamientos que se llevaron acabo, sostuvo que “fue algo totalmente inesperado. Sentí impotencia, un dolor muy fuerte… Lapostol me decía “la verdad, la verdad, hay que comunicarle a esta gente”. Es un momento trágico de mi vida. ¿Qué le puedo decir? Muchas decisiones de las que hoy me critican a mí, yo las tomé por el recuerdo de ese momento. El “nunca más”, usted sabe la profundidad del efecto de esa frase. A mí ese momento me quedó marcado a fuego, y cuando llegué a los niveles que llegué, tomé el compromiso de usar mi espacio de mando. Uno no puede reparar el daño causado en tragedias que vivió Chile… pero… de hecho, el “nunca más” yo lo pronuncio en Calama, ¿y por qué lo hago ahí?, porque de todo lo que yo había leído a esa fecha, el relato de lo ocurrido en Calama con la Caravana de la Muerte es trágico, y estaba la consternación que sentía desde los 26 años, por el fusilamiento en La Serena, aunque no lo vi, ni vi después a los muertos. Y el segundo hecho que me consternó, el lanzamiento de personas al mar. Por eso asumí la responsabilidad institucional del Ejército. Ahí dije: “El Ejército de Chile tomó la dura pero irreversible decisión de asumir las responsabilidades que como institución le cabían en los hechos punibles y moralmente inaceptables del pasado”. Eso lo pude decir en ese momento, como comandante en jefe”.

Juan Emilio Cheyre afirmó que ya redactó su carta de renuncia al directorio del Servel, el que está dirigida a la Presidenta Michelle Bachelet. Sin embargo, esta no la ha firmado aún para no dejar al organismo electoral sin el quórum para sesionar en un momento delicado, con el proceso de las elecciones municipales en marcha.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia