Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Trabajar a temperaturas extremas: cuáles son los riesgos y cómo prevenirlos

Estar constantemente hidratado, usar ropa adecuada para evitar los efectos nocivos del calor o del frío y evitar los cambios drásticos de temperatura son algunos consejos que entregan los expertos de la ACHS.


Nacional

3 de agosto, 2016

Autor: El Dínamo

frío

Trabajos en alturas, en faenas mineras, como guardia nocturno de un local, en panaderías, en frigoríficos tienen, por muy diferentes que sean entre sí, un denominador común: la exposición a temperaturas extremas, las que se traducen en altas y bajas. 

El doctor Cristian Arancibia, especialista del departamento de Medicina Ocupacional del Hospital del Trabajador de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), entrega una serie de recomendaciones para prevenir los efectos negativos de desempeñarse en dichas áreas y así mantener una salud equilibrada.

En ocupaciones que se exponen a bajas temperaturas sin tomar las medidas pertinentes puede generar un compromiso muscular, falta de fuerzas, entumecimiento de las extremidades, alteración de la sensibilidad. En caso extremo se puede caer en un cuadro de hipotermia.

ola de frio

“El efecto negativo del frío es que se inactivan las mucosas respiratorias, que tienen pequeños pelitos que son los que van expulsando los materiales ajenos a la vía aérea”, explica Cristián Arancibia y añade que si bien no se trata de comer todo el tiempo, sí hay que tener una dieta balanceada para generar el calor corporal necesario.

Para el especialista en Medicina Ocupacional, en época invernal es fundamental proteger la vía aérea: “La bufanda no se inventó como accesorio, tiene una tarea de disminuir un poco la diferencia de temperatura que hay en el exterior y nosotros. Eso bien usado se hace tapando la boca y nariz, esa es una buena manera de disminuir el impacto que genera el frío sobre la mucosa”.

En escenario contrario, al desempeñarse en oficios a altas temperaturas, lo fundamental es mantenerse hidratado de manera sistemática a lo largo de la jornada laboral. De lo contrario, la persona se arriesga a sufrir un cuadro de deshidratación que puede manifestarse mediante una cefalea, disminución de las fuerzas, fatiga, dificultad respiratoria, compromiso de la conciencia y desmayo producto de la deshidratación, lo que se llama golpe de calor.

Calor en la Capital

Ahora bien, el especialista explica que la cantidad de agua en el cuerpo va a depender del peso. ¿Cómo saber si se está deshidratado? “Por el color de la orina, si está diluida, no muy concentrada, ni muy amarilla entonces el cuerpo está hidratado. Lo ideal es no sentir sed y tomar medio litro de agua una vez cada 60 minutos”, recomienda Arancibia. 

Otro elemento a considerar es el vestuario, que proteja de los rayos ultravioleta en período estival principalmente en oficios asociados a la minería y faenas de extracción. En época de invierno, trabajar en lugares calurosos puede causar otro problema: los cambios de temperatura que suelen detonar gripes y resfríos dado que “tienden a favorecer el contacto de las infecciones por bichos que son estacionales. Se producen trastornos en la mucosa respiratoria entonces se hace más susceptible de infecciones y enfermedades”, comenta el médico.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia