Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Nuevo escenario tras la definición de Lagos: cómo queda la DC, el PC, Guillier y la NM

Analistas revisan los efectos de la definición del ex mandatario en miras a las primarias de la Nueva Mayoría o a la primera vuelta presidencial de 2017.


Nacional

2 de septiembre, 2016

Autor: Daniel Martínez y Hernán Melgarejo

A_UNO_703601

La definición de Ricardo Lagos de ir como candidato cambió todo el escenario político al interior de la Nueva Mayoría. Muchos creían que tras los magros resultados que obtuvo en la última encuesta CEP -algo que ratificó hoy la última Adimark-, el ex jefe de Estado  estaba evaluando bajar su nombre de la carrera presidencial, evitando malograr su capital político en una eventual derrota, como le ocurrió a Eduardo Frei en 2009 frente a Piñera.

Pero Lagos disipó esos análisis y hoy anunció sus intenciones de competir incluso en una primaria al interior del bloque. Con esto, desde la Democracia Cristiana -que tenían intenciones de llevar un candidato propio- al Partido Comunista -quienes ya habían rechazado la idea de apoyar a Lagos- deberán adelantar la definición de posturas frente al o los candidatos de la Nueva Mayoría.

Lo que hizo Lagos fue romper el escenario, coinciden todos los analistas. Por un lado, según Eugenio Guzmán, de la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo, golpea a los nombres de su propio bloque y, por otro, les pega a las encuestas que lo situaban con muy bajo aprobación como candidato.

El adelanto de su definición presidencial, según el mismo analista, pasa por “salir a comprar tiempos políticos y para posicionarse más rápido en las próximas encuestas” y que esto no rompe con la intención de los otros precandidatos de ir a primarias, pero sí se debilita la idea de ir a una primera vuelta.

En esa línea, Ernesto Águila, analista político, afirma que lo novedoso de la declaración de Lagos es que “dice estar abierto para una primaria, pasando por las instancias que haya que pasar, porque hasta el momento parecía un pre candidato que sólo quería estar ungido y no estar disponible para más”.

Además, “este gesto de Lagos le quita relevancia a las encuesta, porque no sale bien en ellas pero aún así se lanza con todo como candidato”, dice Águila.

Para el analista Robert Funk, “aquí tenemos a un ex presidente, a más de un año de la elección, diciendo que la campaña ha comenzado sin que siquiera hayamos pasado las campañas municipales. Entonces esto es bastante problemático para el Gobierno porque le quita protagonismo”.

Se acaba el tiempo para la DC

La Democracia Cristiana había anunciado esta semana que la directiva estaba evaluando definir sus propuestas y candidaturas en un Consejo durante enero del próximo año, pero la definición de Lagos les pone presión para hacerlo cuanto antes. “Es una eternidad que lo definan en ese momento teniendo un candidato corriendo desde septiembre”, explica Águila.

“Ellos no tienen un candidato competitivo, por lo que les quedan dos opciones: construir un liderazgo competitivo para ir a primera vuelta directo o plegarse a Ricardo Lagos y simplemente apostar por ganar una mejor lista parlamentaria”, dice Águila.

Según Gonzalo Müller, analista UDI y panelista de Estado Nacional, Lagos pautea directamente a la junta de la DC y van a tener que tomar una resolución en base a eso. “Les ofrece un camino alternativo en términos de que la DC estaba diciendo que su única posición era llevar un candidato propio a primera vuelta como la manera de romper con el PC”, dice.

“Lagos le ofrece una opción menos violenta: adherirse a una candidatura distinta, no democratacristiana, pero que también implica lo mismo, que es romper con el PC”, concluye Müller.

La definición del PC

¿Apoyará el Partido Comunista una candidatura de Lagos? Es la pregunta que más se repite hoy en el mundo político, ya que anteriormente diputados del partido han rechazado la gestión y el nombre del ex mandatario.

Por eso Eugenio Guzmán afirma que hay que ver cómo se leen las declaraciones de los comunistas “en términos políticos y estratégicos, no ideológicos” para una continuidad dentro de la Nueva Mayoría o si definitivamente definen romper con el bloque si es que Lagos se convierte en la carta presidencial.

“Cuando dicen que no les gusta Lagos como candidato del bloque, hay que leer que algo están pidiendo a cambio por dar su apoyo, lo que quieren negociar a cambio. Dicen que la política no tiene memoria”, explica el académico UDD.

En los últimos meses, el PC y la DC han protagonizado los principales conflictos al interior del bloque oficialista, debido a definiciones programáticas que los tienen alejados.

De ahí que la falange volvió a insistir en la posibilidad de que la Nueva Mayoría no continúe de la misma manera en un próximo gobierno, postura que tomó también el ex ministro Jorge Burgos (DC) al hablar del Ejecutivo como un tren descarrilado, del que el PC es uno de los responsables.

Si varios al interior de la DC han deslizado el interés por que el comunismo salga de la coalición, éste podría ser el momento. Todo depende de si Lagos se convierte o no en el candidato oficial y de qué negociaciones de apoyo tenga el PC con los restantes partidos.

¿Se baja Guillier?

Semanas atrás, el senador Alejandro Guillier aseguró que estaba dispuesto a ser candidato presidencial, pero que si el ex presidente Lagos entraba en competencia, él no iba a competir y se iba a plegar a su campaña. El anuncio de hoy deja la intriga de qué ocurrirá con sus aspiraciones, “si se retracta y se mantiene en carrera o se pliega a Lagos”, dice Águila.

Gonzalo Müller, analista ligado a la UDI, dice que ésta podría ser la primera vez que a Guillier le pese la falta de experiencia le juegue en contra. “Yo le preguntaría al senador Guillier si va a sostener sus palabras, quizás imprudentes o producto de su inexperiencia; o si las va a moderar o cambiar”, dice.

Para Eugenio Guzmán, Guillier “tiene que mostrar que es capaz de ensuciarse las mano, que no es sólo un candidato de salón y que sí tiene características políticas”. “Ha estado jugando a una especie de ambigüedad, sonriente y con un discurso cálido, sin vida partidaria, pero aún hay mucho por recorrer en estas definiciones”.

“Lo que está pasando son personas compitiendo para representar ciertos sectores dentros de ambas coaliciones”, dice Robert Funk respecto a candidaturas como las de Guillier, Ignacio Walker o Allende. “Lagos está representando a un sector que si uno ve las encuestas en realidad tiene muy poca representación. Está Andrés Velasco y Lagos que representan un cierto retorno al centro, hacer una administración responsable y alejada a los experimentos que han surgido en el último tiempo como ME-O”, dice Robert Funk.

¿Cómo queda Piñera?

“Pensar que él ha diseñado su pre candidatura en base a Lagos es no conocerlo. Él no se prepara para el escenario más fácil; por eso hoy está consolidando su base con miras a las Municipales, como algo más hegemónico, y no preparando un relato presidencial”, dice Eugenio Guzmán.

En esa línea, Gonzalo Müller dice que la decisión de Lagos no es comparable con Piñera porque son ritmos distintos.

“Piñera está liderando las encuestas y no tiene competencia. Lagos sí tiene competencia y, si bien es el candidato mejor posicionado de la centro izquierda, está a mucha distancia de Piñera. Por eso necesitaba un pronunciamiento, que los partidos se ordenen en torno a él y que su candidatura despegue para ser competitiva. No podía seguir esperando hasta marzo, mientras que Piñera puede seguir subsistiendo”, explica Müller.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia