Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Revelan que cardenal Errázuriz designó a cura sancionado por abuso para oficiar misas en otra parroquia

El hecho ocurrió a sólo dos meses de haber recibido una sanción por la propia Iglesia Católica por abusos contra una mujer.


Nacional

6 de septiembre, 2016

Autor:

0,,16507179_303,00

En junio del año pasado, el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, sancionó con la remoción del cura Julio Dutilh Ros de la parroquia Santa María de Las Condes, luego de comprobar una acusación por abuso sexual interpuesta por Angélica Barros Castelblanco.

La sanción definida por la Iglesia Católica entonces incluía una serie de “penitencias“. Una de ellas era “realizar una severa reprensión escrita al sacerdote denunciado, haciéndole ver la gravedad y las consecuencias en una persona del hecho denunciado”.

El duro castigo también le prohibía confesar a un penitente a su lado y sólo podía hacerlo en un confesionario; además debía peregrinar una vez al mes a algún santuario para rezar por la víctima y por su propio camino espiritual.

Sin embargo, dos meses después de la reprimenda por parte de la Iglesia, Angélica Barros descubrió que el mismo Dutilh ahora oficiaba misas en otra parroquia, lo que sigue haciendo hasta hoy, los días martes, miércoles y jueves en la casa parroquial de San Alberto Hurtado, en Las Condes.

Según publica El Mostrador, el sacerdote es una figura venerada. Aunque desde la semana pasada está enfermo, razón que llevó a suspender las misas hasta nuevo aviso, su nombre aparece vistoso en la web de la futura Parroquia San Alberto Hurtado.

Pese a que el mismo cardenal Errázuriz aplicó el castigó a Dutilh, semanas después de ese hecho lo designó como encargado por parte de la Iglesia para llevar adelante en nuevo proyecto en esa iglesia.

Desde el arzobispado señalaron a ese medio que no existe impedimento para que el sacerdote celebre misas.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia